la lluna trista

17 Agost 2017


La lluna està de dol
trista,
ensopida
absent…..

Fa uns dies que plora
callada
amb ràbia
i indignació.

I és que m´ha dit
que enyora
els teus versos
i els teus escrits
però que en un petit racó
guarda
com una esplendorosa joia
i un magnífic tresor
el teu somriure
i la teva il.lusió.

Autor: M.A.H.

Ilustración de Dee Nickerson

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)


será para ti mi último aliento

16 Agost 2017


Un miliciano
de la quinta del biberón
defiende el cielo
de mi ciudad.

Será para ti
mi último aliento,
asegura a la madre
antes de subir
a las baterías del Carmelo.

Esta tarde,
entre las ruinas
de la guerra
que perdimos,
espero la noche.

Veo luces diminutas
que iluminan mi infancia.
Otras mucho más grandes
te pertenecen sólo a ti.

La luna llena
del dieciséis de agosto
preside este adagio.

Será para ti
mi último aliento
promete el padre
a esa luna que
mañana cumpliría diecisiete.

Autor: Javier Solé, 16/08/2016

Fotografía de Barcelona desde los Bunkers del Carmelo

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)


una oportunidad

14 Agost 2017


Caminás con las manos en los bolsillos,
por la rambla, rodeando el mar.
Te acordás de otro tiempo, aquí mismo,
estabas enfermo de la cabeza
y no podías sostenerte de pie,
con elegancia. Sin embargo,
pudiste salir.
Hubo una oportunidad en aquella época.
Ahora mirás el mar, pero no decís nada.
Ya se han dicho muchas cosas
sobre ese montón de agua.

Autor: Fabián Casas

Ilustración de Gary Bunt


la Venus dormida (Paul Delvaux, 1944)

13 Agost 2017

paul-delvaux-la-venus-domida-1944
Tras haber experimentado con el realismo, el fauvismo y el expresionismo, Paul Delvaux (1897-1994) descubre la obra de Magritte y Giorgio de Chirico. El surrealismo se convierte en la revelación más decisiva para el artista, aunque él mismo no llega nunca a considerarse propiamente un pintor surrealista. Le interesa más la atmósfera poética y misteriosa del movimiento que su lucha iconoclasta, por lo que, a partir de la década de 1930, crea un universo propio y original, libre de las reglas de la lógica universal, y que se sitúa entre el clasicismo y la modernidad, entre el sueño y la realidad.

Su obra destaca por la unidad estilística y está marcada por un ambiente extraño y enigmático. Sus protagonistas, de la mujer a los trenes, pasando por los esqueletos y la arquitectura, son parte de este universo, seres aislados, ensimismados, casi sonámbulos, que se ubican en escenarios a menudo nocturnos y sin relación aparente; el único vínculo entre ellos son las propias vivencias del artista.

En una urbe antigua iluminada por la luna, Venus yace dormida en un estilizado diván. Observan a la bella, un maniquí y un esqueleto. Al fondo se ve a un grupo de féminas desnudas agitando las manos al cielo nocturno y más a lo lejos una más, abrazada a una alta columna. En primer plano, además, otra mujer- muy parecida a Venus durmiente- agita el brazo ansiosamente haciendo una señal.

El maniquí -representando a Venus vestida- mira hacia el esqueleto. Y el esqueleto -¿la muerte?- mira hacia Venus dormida en el diván.

En este paisaje clásico nocturno un grupo de mujeres desnudas secundan a Venus; hay una mujer desnuda con el brazo levantado. ¿A quién llama? Su mirada es indescifrable. Al fondo hay tres mujeres de las cuales no se sabe si ejecutan una danza macabra al modo de las brujas o suplican como plañideras. Una cuarta mujer, más atrás, está arrodillada y abraza una columna que algunos críticos han interpretado como símbolo fálico de inequívoca influencia freudiana.

El desnudo pertenece a lo íntimo, a lo erótico, pero nunca a lo cotidiano (irónicamente). En el caso de la obra de Delvaux el desnudo está asociado a la muerte, a universos siniestros, surreales.

paul-delvaux-venus-dormida-1932El interés de Delvaux por el motivo de la Venus dormida se remonta a 1932, cuando visita el Museo Spitzner, una de las principales atracciones de la Feria de Midi de Bruselas, que exhibe figuras de cera para mostrar avances quirúrgicos, enfermedades y deformaciones humanas, junto a otras curiosidades conservadas en botes de formol. Le impresiona sobre todo una pieza que se titula precisamente La Venus dormida y, ese mismo año, pinta su primer lienzo sobre el tema, reinterpretándolo después en múltiples ocasiones con variaciones sorprendentes.

En esta versión de 1932 la ejecución es especialmente original. Delvaux estaba entonces próximo al expresionismo y en ella puede verse la influencia de James Ensor, sobre todo en el recurso a lo grotesco y en la atmósfera extraña que lo invade. Todavía no ha creado su universo surrealista, pero ya muestra algunos elementos esenciales como la mujer, el esqueleto, lo insólito, la angustia…


mi no ser

12 Agost 2017


Yo pude no haber nacido,
quedarme en el vientre
de mi madre
en fase de huevo,
ser expulsada con la menstruación
-un minúsculo grano rojo
sin bautizar.

Yo pude haber caído en las cloacas
y servir de alimento a algún pez
o a una rana,
mis brazos y mis piernas
no hubiesen brotado,
el corazón
jamás habría dolido,
ninguno de mis pensamientos

pensado.

Autor: Vicky Frías

Ilustración de Menton J Williams III


joven virgen autosodomizada por los cuernos de su propia castidad (Dali, 1954)

11 Agost 2017

dali-joven-virgen-sodomidaza-por-su-propia-castidad-1954
Joven virgen autosodomizada por los cuernos de su propia castidad, una de las obras más destacadas del “período atómico” de Dali (1945-1960) ilustra la atracción del artista por los cuernos de rinoceronte en su máximo apogeo. Recuerda también el cuadro la representación de su hermana Ana María en “Muchacha asomada a la ventana” (1923).

En esta imagen vemos el cuerpo fragmentado de una joven mujer. Sus glúteos separados se convierten en cuernos de rinoceronte que amenazan con sodomizarla. La representación de la figura femenina está desconstruida en diferentes cuernos de rinoceronte con formas fálicas.

Estos cuernos de rinocerontes representan los cuernos del legendario unicornio, paradójicamente aquí, símbolo de la castidad.

Y, la gran contradicción simbólica consiste en el hecho de que el cuerno puede representar un objeto fálico. El cuerno tiene una evidente simbólica sexual (afrodisiaco, potencia) y Dalí estaba fascinado por este animal y su atributo místico.

En efecto, el unicornio representa a “la Virgen fecundada por el espíritu santo”. Es así el símbolo de la fecundación espiritual y de la virginidad física. De esta manera el simbolismo del cuadro encuentra acomodo en la idea asumida por Dalí respecto a la castidad como condición esencial de la vida espiritual. Es por ello que años más tarde refiriéndose a esta pintura afirmará “paradójicamente, esta pintura tiene una apariencia erótica, pero es la más casta de mis obras”.

Tampoco es ajena a la realización del cuadro la controversia familiar y la obsesión casi incestuoso de Dalí por su hermana. De ahí que la ventana sea, en realidad, un abismo por el que la muchacha, ante la desesperación de su castidad, de su virginidad, quiere lanzarse hacia el vacío, es decir, hacia su propio deseo para liberarse de la pureza.

 


juegos de agua

7 Agost 2017

gavin-calf-05
Algunos cantan en la ducha.
Otros, como yo, hacemos poesía,
y me mato pensando cómo puedo
arreglar una grabadora impermeable
para registrar lo que pienso.
Porque generalmente se me quedan
las ideas en la toalla
cuando acabo de bañarme.

Autor: Gloria Serpa-Florez de Kolbe

Ilustración de Gavin Calf


%d bloggers like this: