La resaca (Toulouse-Lautrec, 1889)

4 Març 2012


No me deja nada, a excepción de una fría soledad que llena la cabeza de vacío y el corazón de pena.

Palabras del músico Erik Satie, después de ser abandonado por Suzanne Valadon

La modelo utilizada por Toulouse-Lautrec para esta imagen es Suzanne Valadon, una de las mujeres más carismáticas de su tiempo. Su verdadero nombre era Marie Clémentine Valade; hija de madre soltera, creció pobre y sola en Montmartre, dedicándose en un principio al oficio de lavandera para hacer después de trapecista en el circo Molier. Con quince años sufrió una caída lo que la obligó a abandonar el espectáculo, iniciando la carrera de modelo posando para Puvis de Chavannes o Renoir. En 1883 tuvo un hijo y empezó a manifestar deseos de contraer matrimonio, eligiendo a Lautrec. Para presionar a Henri se intentó suicidar pero el pintor decidió abandonarla. Su relación con los impresionistas fue muy estrecha, llegando a coger en alguna ocasión los pinceles. Su hijo, Maurice Utrillo, realizará maravillosas vistas del París literario en un estilo plenamente modernista.

La imagen que contemplamos forma parte de una iconografía tradicional dentro de la pintura de Manet, Degas o el propio Toulouse-Lautrec y de otros muchos autores de diferentes épocas; el aislamiento y la tristeza reinantes en la sociedad que llevará a la bebida a muchos de sus miembros. Suzanne se acoda sobre una mesa, sumida en sus más profundos pensamientos, mostrando ante ella la botella medio vacía y el vaso con la bebida. El estilo de Henri es cada vez más personal, casi acercándose al puntillismo, especialmente en el fondo.

La bebedora de absenta (1901) es muy conmovedor por la profunda irradiación emotiva, constituida tanto por la figura de la mujer como la botella y la copa.
Las alargadas manos parecidas a garras – que enlazan el anguloso rostro y la redondez del busto, denotan ensimismamiento y abandono.
Cuando Picasso inicie el período azul abordará temas que anteriormente han sido denostados.
Picasso está muy influenciado por corrientes intelectuales y espirituales que imperaban en Europa – Dostoyevsky, Niertzche y Bakunin, -entre otros-. Estas influencias se verán reflejadas en muchas escenas de sus pinturas de la época azul, cuando pinta seres marginales: bebedores compulsivos, mendigos, artistas de circo, vagabundos, prostitutas..
La bebedora de absenta (1902)


A %d bloguers els agrada això: