Trilogía de El Padrino (Coppola, 1972-1990)

1 Octubre 2012

Le haré una oferta que no podrá rechazar

(V. Corleone a J. Fontane en El Padrino I)

Este último verano he tenido la oportunidad de revisar esta película; había visto en su momento las dos primeras y guardaba un grato pero frío recuerdo; la tercera me era completamente desconocida por la injustificada consideración de obra menor. Ahora, una vez ordenadas y remasterizadas, con más edad y con mayor apasionamiento por lo clásico, sin el frenesí que me impedía paladear el mundo agónico de los Corleone, debo confesar que se trata de una obra maestra colosal. Y que cualquiera de las tres películas, individualizadas, es genial –incluso la tercera-pero que juntas suponen la más brillante saga familiar jamás narrada.

Sinopsis: Adaptando una celebrada novela de Mario Puzo, en la que se revisaba la mítica mafiosa a través de una mirada que pretendía comprender su razón de ser desde la Historia y la tradición ancestral, Coppola construyó una de las grandes tragedias del cine contemporáneo, donde el cine negro alcanzaba resonancias shakespearianas. Y, contra todo pronóstico, sus secuelas estuvieron a su altura.

Narra la epopeya repleta de sangre de una de una familia de inmigrantes italianos en América y su fulgurante e imparable ascenso a ningún lugar, sembrando de muerte y desolación tanto su propia existencia como la de sus familiares y amigos.

EL PADRINO I

Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el jefe de una de las “Cinco Familias” que ejercen el mando en la “Cosa Nostra” de Nueva York en los años 40. Así, “El Padrino” es un hombre de honor con un código moral propio. Sin ir más lejos, es generoso con los amigos, a los que nunca niega un favor, aunque totalmente implacable con los adversarios. Cuando el jefe del clan se niega a entrar en el negocio de estupefacientes que le propone Sollozzo, comienza una cruenta lucha. Sonny (James Caan) sustituye a su malherido padre y toma las riendas de la organización criminal, ordenando una serie de ajustes de cuentas.

EL PADRINO II

En esta segunda parte, la acción se desarrolla en dos épocas diferentes: una, la infancia y juventud de Vito Corleone (Robert De Niro), el patriarca, y la otra, la evolución de la mafia en los tiempos actuales, confundida con la política y encarnada en la figura del sucesor, Michael Corleone (Al Pacino). La venganza, pendiente desde la muerte del patriarca, volverá a desencadenar la violencia como en los antiguos tiempos.

EL PADRINO II

La acción comienza en el año 1979, cuando Michael Corleone (Al Pacino), heredero del imperio de don Vito Corleone, intenta rehabilitarse socialmente y legitimizar todas las posesiones de la familia negociando con el Vaticano. Después de luchar toda su vida se encuentra cansado y centra todas sus esperanzas en encontrar a un sucesor que se haga cargo de los negocios. Vincent (Andy García), el hijo ilegítimo de su hermano Sonny, parece ser elegido.

En las películas confluyen varios talentos; la historia original y un guión de Mario Puzo repleto de diálogos brillantes y escenas con multitud de personajes. También la inolvidable fotografía tenebrista de Gondon Willis que sabe contraponer la oscuridad del despacho de los mafiosos o las secas escenas de violentos crímenes con la luminosidad de las fiestas familiares o el paisaje bucólico de Sicilia. Y una banda sonora de gran exquisitez por parte de Nino Rota.

Sin olvidar a todos los actores . Y con una dirección de Francis Ford Coppola que supone el más elaborado de sus trabajos.

La segunda de las películas es, probablemente, la de mayor profundidad cinematográfica y la primera no ha perdido un ápice de su impacto pese a los desajustes del montaje que en su momento fueron, a mi entender, escesivamente valorados. La tercera es, efectivamente, inferior pero ha envejecido poco y la secuencia final sigue siendo un prodigio técnico y narrativo que suele olvidarse con frecuencia.

Las tres películas están bañadas por un aire de nostalgia punteado por la fotografía y la música. Con posterioridad en muchas e importantes películas –algunas a la altura de ésta- se ha podido confirmar que la impronta de El Padrino fue un filón para el cine de gansters. Sin ánimo de exhaustividad, “El precio del poder” (Brian de Palma, 1984),  “Erase una vez América” (Leone, 1894), “Muerte entre las flores” (Coen, 1990), “Camino de perdición” (Mendes, 2002).  Sin olvidar las tres aportaciones de Scorsese: “Uno de los nuestros” (1990), “Casino” (1995) y “Gangs of New York” (2002).

Enlaces de interés:

http://www.claqueta.es/articulos/el-padrino-la-trilogia.html

http://cinemania.es/actualidad/especiales/12165/los-secretos-de-los-corleone-40-cosas-que-probablemente-no-sabias-de-el-padrino

http://www.youtube.com/watch?v=F9r6gV9XY7o

http://es.wikiquote.org/wiki/El_Padrino

No sé si finalmente se filmará El Padrino IV. Si así fuera, de la misma manera que Scarlet O´Hara juró no volver a pasar hambre, yo prometo de manera solemne verla en cines (si para entonces hay salas y yo estoy con ánimos para salir de casa).


A %d bloguers els agrada això: