Amor y dolor -Vampire- (Munch, 1894)

Munch - vampire (1894)

“Y él apoyó su cabeza en el pecho de ella; sintió el correr de la sangre por sus venas, oyó el batir de su corazón. Enterró el rostro en su regazo, notó dos labios ardientes en su cuello, sintió un estremecimiento helado, un deseo escalofriantes, y oprimió con violencia el cuerpo de ella contra el suyo”

(Munch)

En “Vampiro” ni siquiera el título está libre de polémicas. El cuadro de Munch no se llama “Vampiro”. Su nombre verdadero es Amor y Dolor. Y lo que en apariencia es una vampiresa alimentándose de un pobre diablo es, en realidad, una mujer consolando a un hombre en su desdicha amorosa.

 Amor y dolor y El Vampiro, dos títulos para una misma obra. El primero lo puso el autor, el segundo la gente.

Sobre un fondo oscuro que lo mismo remite a una noche de tintes tenebrosos que a una habitación en penumbra, una mujer joven, de piel muy blanca e iluminada por un fogonazo de luz, con los cabellos largos y de un rojo intensísimo, abraza a un hombre. Él parece también abrazarla, pero su abrazo carece de carácter, es un abrazo sumiso, el abrazo laxo de quien recibe y no del que da. El hombre se deja querer, se deja consolar, se deja devorar, se ofrece a ella, por así decirlo, se entrega en posición horizontal. Es la mujer el personaje central de la escena. La mujer es quien ofrece consuelo, amor, ternura, o quien devora, quien se hace con el otro ser, lo incorpora a sí. Para el autor ella es la representación del amor, él es la representación del dolor desconsolado. Para mucha gente ella es un vampiro, un depredador nocturno y terrorífico de hombres; y él es una víctima, un ser atacado, la carne, la sangre que debe saciar la sed y el hambre del depredador.

El cuadro ofrece una visión siniestra y macabra sobre el amor. El mundo obsesivo y desgarrado del pintor expresionista noruego Munch aparece en esta obra y sus ansiedades sexuales se entremezclan con un componente misógino. Al margen del modelo físico –Paul, que visitaba el estudio del pintor- hay que entiende que el hombre representado en la imagen es el propio Munch.

Respondería el cuadro a las más turbulentas pasiones que alimentan mente y alma del pintor. El hombre parece  aferrarse pesadamente  a la mujer y ésta parece querer atraparlo, o protegerlo, dentro de  ella. Los rostros de ambos, sin demasiados rasgos definitorios, muestran una cierta impersonalidad, sobre todo el del hombre, agobiado, curvándose en el  seno de su pareja.  Ella lo envuelve con sus brazos y sus rojos cabellos se derraman sobre él como tentáculos. La mujer del cuadro, vampiresa o no, infringe dolor cuando ama, ofrece consuelo cuando daña. Nunca dolor y placer, vida y muerte, estuvieron tan inequívocamente unidos, indisolublemente ligados.

Munch - Young Man and Prostitute (1893)

No fue esta la única representación de los amantes en esta posición donde la mujer ofrece consuelo al hombre si bien aquí la vampiresa devoradora de la vida alcanza su cénit. Un año antes, confirmando las hipótesis de algunos críticos que han querido ver en la obra una alusión u homenaje a las prostitutas que formaban parte de la vida cotidiana del artista, Munch pinta “Young Man and Prostitute” (1893) donde el joven reposa su cabeza en los pechos de la prostituta. Se trata de un hombre abatido que encuentra consuelo físico bajo la mirada indiferente de la mujer que se ofrece de manera mecánica y, por tanto, lejos de la pasión furiosa y arrebatadora de la joven de melena rojiza.

De esta manera Munch parece confirmar que cualquier pasión irrefrenable es seductoramente destructiva según el orden natural de las cosas pero mil veces más auténtica que una ordenada, pulcra y encorsetada relación.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: