La muerte del avaro (El Bosco, 1490)

El Bosco - la muerte del avaro (1490)

Aunque en ricos montones
levantes el cautivo inútil oro;
y aunque tus posesiones
mejores con ajeno daño y lloro;

 (San Juan de la Cruz, fragmento de “El juez avaro”)

La escena se centra en la alcoba del moribundo, llena de demonios que esperan el alma del avaro. El moribundo desnudo ha sido un hombre con poder: a los pies de su cama, ahora separada por una pared, yace su armadura.

Su comportamiento en vida está simbolizado por el anciano, que echa monedas en un saco sostenido por un demonio. El saco está en un cofre bajo el que vemos más demonios escondidos. El avaro recibe la llegada de la Muerte, que porta unas flechas, una imagen común de las ilustraciones del Ars Moriendi, un libro muy conocido en la Edad Media. Ante la llegada de la muerte, el avaro extiende sus manos hacia un saco de monedas que otro demonio le roba, mientras que su ángel de la guarda implora por su alma al crucifijo que milagrosamente ha aparecido en la ventana.

Los demonios están al acecho, la muerte asoma su cabeza por la puerta. Detrás del caballero un ángel rogando y delante un demonio ofreciendo oro. Sobre la cama, expectante, mira otro demonio.

Un crucifijo oculto en la parte superior izquierda irradia una luz que sugiere una salvación que el caballero no obtendrá.

Se ha aventurado que el diablo está robándole el dinero y el avaro está más preocupado por esto que por su salvación; también se ha hablado de que es al contrario, que el demonio le está ofreciendo ese dinero al avaro para comprar su alma y éste duda si aceptar el dinero o escoger el crucifijo, esto es, la salvación.

Sin embargo, no hay señal alguna de arrepentimiento en  el moribundo y los demonios conseguirán su propósito.

Esta pintura de El Bosco probablemente formó parte de una serie dedicada a los Pecados Capitales, de la que también formaría parte la Nave de los Locos. Esta imagen se dedica al pecado de la Avaricia.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: