La familia (Egon Schiele, 1918)

Egon Schiele - la familia (1918)

Schiele pintó este cuadro (que dejó inconcluso) el mismo año de su muerte. La figura masculina es sin lugar a dudas el propio artista pero la femenina no es su esposa Edith. El niño fue añadido más tarde, cuando el pintor supo del embarazo de su mujer. El cuadro es conmovedor y parece plasmar una visión de futuro, colmado de esperanza.

La obra aparece consignada en el catálogo de la Secesión de 1818 con el título “Pareja humana en cuclillas”. Una vez fallecido el pintor se le puso el nombre de La familia. En este cuadro, premonitorio, todo es irreal pues proyecta una existencia futura que no existió nada más que en la mente del pintor.

La armonía emocional ansiada por el artista parecía vislumbrarse y consolidarse. Atrás quedaba la vida bohemia, los escándalos y los años difíciles con Wally. Era ya un autor de éxito. Klimt había muerto ese mismo año y Schiele se erigió como el gran artista austriaco del momento. Su participación en la I Guerra Mundial había sido burocrática y no lo habían enviado al frente. Edith estaba embarazada, se trataba del primer hijo del pintor y Egon quiso pintar la familia que le haría feliz y que, por desgracia, nunca llegaría a ser.

Es de un realismo bastante inusual en el pintor. Presenta un desnudo; el hombre, en el que es fácil reconocer al propio autor, se encuentra sentado sobre un sofá, delante de él, sentada en el suelo, aparece la figura de una mujer con un niño pequeño entre sus piernas envuelto en una manta. Destacan los cuerpos iluminados de los personajes adultos y la cara del niño sobre el color oscuro del fondo, los tonos cromáticos sirven en esta pintura para resaltar los volúmenes corporales, no son líneas gruesas rellenas de color, como sus anteriores pinturas. Es en realidad una obra pictórica que muestra un lenguaje menos agresivo que el utilizado anteriormente por Schiele.

No obstante, la pintura cuadro denota una melancolía, no hay pasión; las miradas del hombre y de la mujer están perdidas en sus pensamientos, son miradas divergentes. Los personajes permanecen juntos pero aislados. Es como si Schiele presintiera que la suerte le iba a ser negada.

En los últimos días de la contienda, Edith Schiele (embarazada de seis meses) contrajo la gripe española, una de las mayores epidemias de la historia de la humanidad, que diezmó la población del planeta de 1918 a 1920. El virus (que había terminado con el ya debilitado cuerpo de Klimt) la mató y, tres días más tarde, también falleció Schiele. Sus últimas obras fueron dibujos de su mujer en el lecho de muerte.

El cuadro es, por tanto, tremendamente doloroso al ver a la pareja sentada y el bebé entre la piernas de la madre, bebé que nunca llegó a nacer y familia que desapareció para siempre por culpa de la llamada “gripe española”, que mató a más de 20 millones de personas. Edith murió cuando estaba embarazada de seis meses y Schiele tres días después, el 31 de octubre de 1918.

La Gran Guerra finalizó unos meses más tarde. Pero no pasarían ni veinte años para una nueva contienda. De haber sobrevivido la existencia que les aguardaba no hubiera sido nada fácil.

One Response to La familia (Egon Schiele, 1918)

  1. Luis1963 ha dit:

    La “Gripe Española” apareció en el Condado de Haskell, (USA) en abril de 1918. Los Aliados de la Primera Guerra Mundial la llamaron Gripe española porque la pandemia recibió una mayor atención de la prensa en España que en el resto de Europa, ya que España no se vio involucrada en la guerra y por tanto no censuró la información sobre la enfermedad.

%d bloggers like this: