procesiones

Solana - El beso de Judas (1932)

En las procesiones
beatas y devotos
un cuerpo desnudo
y cerrando la comitiva
civiles eclesiásticos militares
cofrades de la miseria
regentes del infortunio
de un pueblo subyugado
por la barbarie
de la incultura

Autor: Javier Solé

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

Ilustraciones: Solana, “El beso de Judas” (1932) y “Procesión en Toledo”

Es su búsqueda de lo más profundo del pueblo, Solana se centró en los lugares del interior peninsular, donde la religión es vivida con tonos dramáticos, y pintó procesiones de pueblos y pequeñas ciudades, con colores oscuros, negruzcos y ocres, donde aparecen filas de fieles de rostros severos portando sus velas encendidas, rodeando los pasos procesionales.

En todas estas pinturas acerca de la tradición religiosa de España se ve la visión sórdida de estos actos ancestrales. Se ve en los cuadros la oscuridad de la escena, y rostros graves sin pizca de gracia. Se equipara religión católica y fanatismo.

Hay solemnidad y luto en estas estampas, en las que aparece una fe que cae implacable, sobre una sociedad oscura, adusta.

En “El beso de Judás” (Solana, 1932) llama la atención la utilización de las velas alargadas en forma de bastones que, junto a las miradas solemnes de los figurantes, produce una sensación atávica y magnética.

Solana - Procesión en Toledo

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: