los gorriones

2 Juliol 2014

gorriones y jaula
Andaban los gorriones,
entre las mesas
de la terraza del bar,
dedicados
a esa diaria
y concienzuda tarea
de colectar migajas de pan
o cualquier cosa
comestible
que caiga al suelo.

Pero les bastó
un gesto sencillo
-batir sus pequeñas alas,
alzar el vuelo-
para hacerse
poesía.

Qué abismal diferencia
con este esfuerzo ímprobo
que supone ahora, aquí,
dedicarse a fabricar
este artefacto,
que apenas si levanta
sus pesados y metafóricos
pies del firme.

Qué diablos
habremos hecho
con la vida.

Autor: Miguel Cabrera Pérez


%d bloggers like this: