cocodrilos o fantasmas

tommy ingberg - Inside
Más preocupado por si llovería
o no torrencialmente, como pronosticaban
los meteorólogos, impidiendo
que jugaran los dos grandes rivales
la final de copa, que por el incremento
del desempleo o por el deterioro
del sistema nacional de pensiones,
no puedes exigir de alguien así
una brizna de solidaridad
cuando le pones al corriente
de que un vecino del mismo portal
-de treinta y tantos años, casado, con dos hijos
menores, sin trabajo desde hace varios meses,
con su mujer enferma y una hipoteca
que no puede pagar- ha claudicado.

Pisará indiferente sobre la desteñida
mancha de sangre que resalta aún
en la acera, camino del despacho,
donde le esperan para rubricar
con su firma otros lanzamientos,
desahucios legales que da curso
sin pensarlo. Su equipo ha conquistado
el trofeo. Tiene enrojecidas
todavía las palmas de las manos
y un engomado deje a Montecristo
y ginebra en los labios. El verdugo
firma en la mesa de las condolencias,
como un envanecido propietario.
Toda su vida ha sido una preparación
para este instante. Tiene su conciencia
mandamientos transcritos a la medida, y el prójimo
es en ellos tan solo una entelequia,
un número en las fichas del juzgado.

Supongo que ya sabrás, lector amigo,
infame cómplice, que era a ti y a mí
a quienes estos versos estaban retratando.

Autor: Carlos Alcorta

Fotografía de Tommy Ingberg

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: