el cuerpo

mujer de espaldas
Yo te hablaba de poesía,
tú me apretabas los brazos.

[Te odiaba]

Me apretabas los brazos,
tanto que me dolían los ojos.

Los ojos,
de no saber ya cómo llorarte.
Llorar, qué absurdo.

No debería hablarte más de poesía.
Tú no deberías apretarme más mi cuerpo.

Mi cuerpo, mío,
no te pertenece.
Sólo es cuerpo para la poesía.

Autor: Isa GC

Fuente original: http://aceroproyecto.wordpress.com/2014/06/08/cuerpo/

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: