Stockholm (R. Sorogoyen, 2013)

Stockholm-Sorogoyen-Garrido-Pereira-03
Sinopsis.- Una noche, en una discoteca, ves a una chica, te enamoras de manera fulminante y se lo dices. Aunque no te hace mucho caso, pasas con ella el resto de la noche y termináis en la cama. ¿Qué ocurriría si, al día siguiente, no fuera la chica que parecía ser? Una noche, en una discoteca, se te acerca el típico chico que dice que se ha enamorado de ti. No le haces caso, pero después compruebas que no es el típico plasta, es simpático, encantador y realmente se ha enamorado de ti; así que pasas la noche con él. ¿Qué ocurriría si al día siguiente no fuera en absoluto el chico que parecía ser?

“Stockholm” está dividida claramente en dos partes: la noche y el día. Utilizando varios planos secuencia, una planificación que bordea lo minimalista, con tan sólo los diálogos de dos actores (Javier Pereira y Aura Garrido) como protagonistas, la película funciona y nos atrapa en su peculiar y sencillo universo, donde se plantea una reflexión sobre las relaciones espontáneas entre los jóvenes actuales, donde el juego de seducción se torna en una especie de competición donde el poder y la mentira, son las armas principales. Una reflexión brillante sobre el enamoramiento y el desencanto de toda relación, comprimida en una noche, y sobre lo efímero de nuestras pasiones en un mundo egoísta e individualista.

“Stockholm”, durante el segmento nocturno, parece querer inspirarse en la trilogía de Linklater “Antes del Amanecer”, pero a la mañana siguiente, el film sufre un giro dramático impactante que le da la vuelta al concepto de romanticismo, convirtiendo en transcendente lo cotidiano (y de paso nos ofrece el tramo más interesante del film con momentos tan extrañamente bonitos como el “secuestro” en el ascensor). La película se rodó en 13 días con unos 60.000 euros y está financiada parcialmente por crowdfunding, gracias a que todos los miembros del equipo, incluyendo el elenco artístico, trabajaron sin cobrar capitalizando su trabajo como productores del film, un nuevo modelo de producción para que el cine sobreviva a la época económica actual, un cine que sobrevive no tanto por los réditos financieros sino por el amor al cine de la gente que lo hace. “Stockholm” es un estupendo drama, bien filmado e interpretado, que vuelve a demostrar la heterogénea actual del cine español.

Stockholm-Sorogoyen-Garrido-Pereira-04
Stockholm es una obra dotada de una atmósfera muy lograda que juega con los géneros para inventar otro, vecino a Polanski, cercano a la comedia romántica y ampliación de un cine costumbrista anclado en ciertos clichés (más si cabe en el ámbito español). Stockholm sorprende por su imprevisible estructura, por la solidez de sus diálogos y por la verdad que inspiran sus dos intérpretes. Es dos películas en una, pero en el fondo es la misma obra con dos variaciones: lo que queda es la descripción de una generación desencantada, con problemas de comunicación, incapaz de gestionar sus desajustes internos y totalmente a la deriva por el actual contexto social y político. Podría parecer que Garrido y Pereira cambian de piel a lo largo del film, que el lobo acaba convertido en presa y que la secuestrada termina mutando en secuestradora, pero en el fondo se impone la verdad de una historia que aun pareciendo normal está recorrida por un halo imprevisible, que aun resultando cercana también resulta ajena por incomprensible. De ahí que el plano final (no lo desvelaremos a riesgo de spoiler) sea una bofetada a toda la platea. Sorogoyen lo dice alto y claro: aquí y ahora está sucediendo algo, y no siempre lo percibimos ni hacemos todo lo que está en nuestras manos para evitarlo. Detalles que hacen de Stockholm un juguete cinematográfico de primerísimo nivel, y al mismo tiempo un retrato lúcido y veraz de la juventud quebrada de la España del siglo XXI. El citado Polanski estaría más que satisfecho con el resultado.

“Stockholm” son las consecuencias de tratar a las personas como si fueran objetos de usar y tirar; “Stockholm” es el retrato de los ligones nocturnos, muy espontáneos y guays, de esos que parecen que han nacido para ligar, que les gusta disfrutar del placer inmediato a toda costa, inconscientes de la realidad individual de cada persona. Y no les importa mentir y fingir quién no son para conseguirlo. Es de los que hieren con sus actos y les importa un comino las consecuencias. Aquí está interpretado por un chico, pero bien podría haberlo interpretado una chica y hubiésemos tenido el mismo resultado. Y ella es el retrato de esas personas frágiles que necesitan todo lo contrario de lo que les proporcionan estos chicos y que, sin embargo, caen en sus redes y se dejan tentar. Aunque eso suponga sentirse como una mierda al día siguiente. Y, aunque parezca difícil, este papel podría haber sido interpretado por un chico y el resultado volvería a ser el mismo. No tardamos en involucrarnos en el relato porque reconocemos esas personalidades, porque hemos visto o hemos sufrido -o hemos provocado- situaciones como esa. Porque reconocemos en ellos a nuestra amiga a la que siempre le están destrozando el corazón o a ese amigo chulito que parece que se ha criado en una discoteca. O porque quizás nos reconocemos, aunque sea un poquito, a nosotros mismos en uno u otro papel (http://www.elblogdeivanrumar.com/2014/03/critica-pelicula-stockholm-de-rodrigo.html)

A051_C010_0504WH.0001353

Más información en:

http://www.stockholmlapelicula.com/about.html

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: