Amanecer en las montañas (Friedrich, 1811)

30 Juny 2015

Friedrich - Morgen im Riesengebirge (1811)
“Sin dinero, sin posesiones
Sin dientes
Totalmente a solas”

(Taneda Santôka)

Friedrich realizó diferentes viajes por el Riesengebirge y gracias a ello en diferentes momentos realizó allí obras, una de las cuales es este Amanecer en el Riesengebirge, ejecutado a poco de su regreso, entre 1810 y marzo de 1811. Friedrich expuso este lienzo sucesivamente, con gran éxito, en las academias de Dresde, Weimar y Berlín en marzo y noviembre de 1811 y en 1812 respectivamente.

La obra ofrece una posible doble lectura, patriótica y religiosa, como la mayoría de las del artista en esta época. Por una parte, las altas montañas habían sido empleadas con frecuencia por el romanticismo como símbolo de la libertad. El caminante que alcanza sus cimas se ha liberado de las limitaciones del presente, es poderosa e infinitamente libre.

Ante él se extiende, como el mar, un espacio ilimitado, inconquistable. Allí se expresa el poder inmenso de la naturaleza, en el que, como indica la cruz, se reconoce el plan divino de la Creación. Lo cual nos lleva al plano religioso. En el pico de la montaña, una mujer, representativa de la fe, aferrada a la cruz, ayuda a un hombre a alcanzar la cima. Friedrich poseía la noción de que lo amado eleva al sujeto hasta Dios. Ambos visten de ciudad; el artista crea así una tensión entre el realismo de la pareja y la idealización alegórica del paisaje. En torno a ellos el espacio pictórico se estructura de una manera novedosa en la pintura alemana. La niebla, un símbolo básico para el pintor, domina todo el espectro compositivo, sumergiendo la tierra. Es la alegoría de la existencia terrestre y la búsqueda de la luz divina. Esta composición renueva la iconografía precedente. El tema de la Crucifixión aparece subordinado a la inmensidad del paisaje, sometido al tema de la luz y su influencia en el aspecto físico y espiritual de las cosas.

Friedrich - Amanecer en las montañas (1811)
Ese mismo año, con el mismo título, este otro paisaje ofrece la misma solemnidad y esboza una naturaleza teutónica, pero los perfiles son más amables y bucólicos y se diría que una serenidad apacible acompaña a la pareja de pastores.


no debiste

29 Juny 2015

nubes con adolescente
No debiste

dejarme abandonar
aquel prado.
Debiste
dejarme allí,
entre nubes.
En ese mar,
de azúcar
en el que
el sol
era tu ombligo.

Autor: Paula Ensenyat


domingo, tarde

28 Juny 2015

11036453_348448992012976_2270187374964038058_n
Qué hago
mirando la lluvia,
si no llueve.

Autor: Karmelo C. Iribarren


Estuvo ella tan cerca, su cuerpo junto al mío…

27 Juny 2015

Juan Medina - 01

Estuvo ella tan cerca, su cuerpo junto al mío,
que entreverle los senos era amarla dos veces.
Iba el río cantando porque el agua del río
el cuerpo de la niña le inventaba los peces.

Era tan bello el cuerpo y el cuerpo era tan mío,
que yo supe ser río jugando con sus peces.
Pasa el río gritando, y a la orilla del río
un recuerdo redondo me tortura dos veces.

¿Qué se hicieron los senos de la niña en las ondas?
¿Por cuál cauce de sombra naufragó su azucena?
¿Por qué arroyos sus brazos y en qué grutas sus frondas?

Vuelve el río llorando sin la niña. Salvaje
fulge el trópico y ríe. -De la niña, en la arena,
quedó sólo la forma de un perfume en su traje-.

Autor: Alberto Ángel Montoya

Ilustración de Juan Medina


mentiras

26 Juny 2015

2013 (06) Hip-Hop Santa Eulalia 30
“Desde su cielo
Dios me asestó
un mortal zarpazo”

(Cecilia Casanova, poema “Dolor”)

Un viejo bailarín homosexual
contempla como el cuerpo
de la joven promesa es
vencido
día a día
minuto a minuto
por la Muerte.

Entre sollozos y amargos silencios
se interroga
donde está el dios omnipotente
que arrebata
los sueños de una chica
de catorce años en apenas cuarenta días.

Ahora descubre que los curas
que violaron su cuerpo hace años
son unos mentirosos.

Autor: Javier Solé

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)

Fotografía de Marina Garci


noia a la finestra

25 Juny 2015

Eduardo Naranjo - 03

La lluna esgarrinxada
per branques de pruneres
és de color de vi
davant la teva cambra.
Sense remor, els arbres
fan ombra damunt l’herba;
els camps verd fosc de blat
vénen de l’horitzó
fins arran de la casa.
De tant en tant se sent
la flauta d’un mussol
des de dins la nit roja.
Un dia aquesta lluna
tornarà a la finestra
interior del somni.
En la cambra perduda
dels teus quinze anys una òliba
et parlarà de nits
que hauran fugit per sempre
i et portarà un record
tendre, suau, propici
del pare i de la mare.

Autor: Joan Margarit

Ilustración de Eduardo Naranjo


responsabilidad penal

24 Juny 2015

septimo sello - Bergman

Disculpo,

A la niña malcriada que me negó el primer beso y luego amo a todos los chicos del vecindario.
A la familia que te acepta siempre sin comprenderte nunca.
A los obreros que boicotearon la huelga trabajando a destajo por las noches y a escondidas.
A las amantes que me fueron infieles durante años.

Exculpo,

A los amigos que me delataron en confesiones arrancadas con tormento por los militares.
Al patrón que te despide sin motivo después de explotarte durante años con saña.
A los camaradas que desatendieron sus sueños sin alcanzarlos ni una sola vez.
A mis mujeres, cansadas de mis medias verdades y mis muchas mentiras.

Nada te reprocho
A ti

que ni fuiste ni quisiste
que asumiste la derrota sin apenas batallar
que ganaste alguna vez con cambalache y malas artes
que te pareces demasiado a mí, sin aceptar ser yo.

No perdono
A la Muerte,

a la furcia que arrebata la vida
a una joven de ojos verdes
a la que asisto impotente
mientras su verdugo
acuna entre los brazos
un muñeco de trapo
sucio viejo y triste
que le ha robado a la niña antes de fenecer.

Condeno a la Muerte
a la pena capital.

Autor: Javier Solé

Fotograma de “El séptimo sello” (Igmar Bergman, 1957)

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)


%d bloggers like this: