spy of love

Herida
Con el vaso de plástico
del café del hospital
oigo cesar los latidos en el útero.

Alguien deja marcada una cruz ensangrentada
en la antigua preñez para alejar la masacre.

Pero olvidé,
en la cerrazón del odio,
si debía esquivar aquella señal
o era mi objetivo principal.

Y por no preguntar
arrasé con todo.

Autor: Jorge M. Molinero

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: