noviembre

Lucien Freud - The Painter's Mother (1984)
“Últimamente dedico horas y horas
a mirar a mi madre.
Su lentitud y su tesón
para buscar las gafas,
para buscar las llaves,
para buscar lo que necesita.
Aprendo el modo de buscarla a ella,
para cuando me falte.”

(Begoña Abad)

Acababa de morir,
el rostro inexpresivo.
La última lágrima en la mejilla
comenzaba a enfriarse.

Habíamos conversado poco antes
de banalidades,
me sugería ir al médico
y tomara en serio la promesa de no fumar,
me preguntaba todos las tardes por sus nietas
y si mi padre le había abonado la pensión.

No quería comer,
tampoco recibir visitas.
Ni las vecinas, ni las amigas.
Sus hermanos mayores ya habían muerto.
Su hermana pequeña ya había muerto.
El primer hijo también había muerto.

En jornadas precedentes aludía a la Muerte
como una solución a su tristeza
y a los problemas que su salud ocasionaban a los demás.

Era noviembre.
Hacía sol,
pero la ventana de la residencia
no estaba abierta.

En el jardín
un anciano me pedía tabaco
un gato negro me miraba de soslayo
el viento exigía la fuera entregado el cadáver.

La soledad daba miedo.
La muerte daba miedo.
El viento daba miedo.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Lucien Freud, “The Painter’s Mother” (1984)

Del libro de poemas Latido de cenizas

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: