fuerza mayor (Ruben Östlund, 2014)

Force_Majeure-Turist-2015-Ruben_Ostlund-01
Sinopsis: Ebba, Tomas y sus dos hijos pequeños, la familia sueca modélica, se disponen a pasar cinco días en una estación de esquí en los Alpes. Durante la primera jornada todo parece ir bien: el hotel es espectacular, su habitación es lujosa, los niños están muy animados y todos tienen ganas de esquiar. En el segundo día, un pequeño incidente altera la rutina familiar. Durante su almuerzo en un restaurante, los cuatro son testigos de una avalancha: Ebba reacciona de forma maternal protegiendo a los pequeños, pero Tomas huye despavorido. La nieve se detiene antes de llegar a la terraza del local, nadie ha salido herido… pero ese episodio abre un cisma familiar difícil de aplacar.

“No hay nada más lindo que la familia unida, que decía la canción. Ni nada más agobiante y desolador que ver cómo una familia supuestamente feliz se resquebraja ante nuestros ojos. Fuerza mayor habla de catástrofes, incluso una avalancha de nieve tiene un papel fundamental. Pero nada que ver con el cine de desastres de Hollywood. Por el contrario, la verdadera naturaleza de las catástrofes de las que habla Östlund son de carácter cotidiano. Fuerza mayor nos muestra el proceso de demolición -sádica por momentos, irónica en otros- de un matrimonio (con hijos). Un proceso que no deja indiferentes a su paso. Donde lo que parece idílico no lo es tanto porque tiene las bases carcomidas de antemano.

El filme arranca con esa familia perfecta: una pareja de treintañeros suecos de vacaciones perfectas con sus dos perfectos hijos pequeños, niño y niña, la parejita. Perfectamente sonrientes mientras salen a esquiar por los Alpes franceses. El filme se ordena en días sucesivos, en los que la verdadera naturaleza acaba por imponerse: la naturaleza real, exterior a ellos. Y la de su propia relación. Por momentos a la manera de Bergman, con el drama girando alrededor de una copa de vino, o de varias. Otras, en la intimidad familiar que se crea con el simple acto de lavarse los dientes. Lo cierto es que, más que mirarse en su compatriota Bergman, Ruben Östlund se mira directamente en Haneke para explorar sin anestesia las heridas de la institución en crisis. De forma distanciada. Poniendo en la picota ideas sobre la masculinidad. Ahí donde todos se cuestionan a sí mismos. Una corriente profunda de escepticismo circula por los rincones de este filme que funciona por acumulación. Fuerza mayor de cocción lenta que, como los buenos platos, pide paciencia. Donde uno no quiere a nadie porque nadie se quiere a sí mismo. Fascinante en su frialdad; tanto, como para no poder dejar de observar.” (Salvador Llopart)

Force_Majeure-Turist-2015-Ruben_Ostlund-02

Estructurada en varios días, Östlund deja muy claro cuando empieza y acaba un día: empieza con la preparación de las pistas y termina con la familia lavándose los dientes frente al espejo. Un recurso que funciona a la perfección porque nos va mostrando la evolución -o deterioro- del núcleo familiar de forma casi in crescendo. Una forma narrativa con la que el director experimenta, para terminar acertando al conseguir crear una atmósfera casi psicoanalítica e incómoda que satiriza el modo de vida sueca y que puede extenderse, sin ningún problema al mundo occidental en general.

“Fuera mayor” termina siendo un viaje emocional que pasa por todas las fases desde el inicio del conflicto, hasta la negación, la contención, la explosión y la aceptación.

“Fuerza mayor propone un ejercicio introspectivo de efectos devastadores. Östlund consigue que aflore el conflicto, que se expanda la sombra de la duda y que sintamos en nuestras carnes las contrariedades de unos personajes perdidos, aturdidos, superados por unas circunstancias que, según se miren, dependiendo de la escena, resultan muy nimias o muy duras. Lo mejor de Fuerza mayor reside precisamente en su pericia a la hora de subir al público al tren de la bruja, a la montaña rusa del constante desasosiego: todo en ella resulta inesperado, a medida que avanza el metraje vamos reformulando nuestras opiniones de los personajes, y al final del film se mezcla el rechazo con la empatía por unas situaciones y unos temas que, aunque cueste reconocerlo, nos resultan demasiado familiares. Östlund pervierte los convencionalismos no sólo en su fondo sino en su forma: situar la trama en un espacio a priori tan poco cinematográfico como una pista de esquí es la mejor baza para que la película esté tocada por un ambiente enrarecido y surrealista (las luces de las pistas, la silueta escarpada de las montañas y la fría arquitectura del complejo hotelero de lujo donde se hospedan los personajes configuran un marco único en el que, como espectadores, nunca nos sentimos demasiado cómodos, en el sentido más gozoso del término)” (Xavier VIdal de las Heras)

“Östlund recrea de esta forma, un violento drama familiar, pero sobre todo marital, que nos zarandea, nos hace tomar parte por alguno de los protagonistas, nos lleva incluso, a juzgarlos y a ponernos en sus zapatos. Nos invita a su intimidad, nos traslada a su habitación donde somos testigos de sus más profundas flaquezas y debilidades, metiéndonos de pronto en su baño o en su cama, para observar esa transformación que todos sufren al haberse resquebrajado sus expectativas, la confianza en sí mismo y en sus seres más cercanos.

Los largos silencios son un recurso importante, y bien manejado. Muchos momentos pasan en completo mutismo, en los que contemplamos el bello escenario, construido con una espectacular y deslumbrante fotografía, a cargo de Fredrik Wenzel y Fred Arne Wergeland. El frío del paisaje y lo desolador que resulta el blanco resplandeciente, que constantemente se presenta en pantalla, es un acompañante de la historia” (Celia Sutton)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: