Unas pocas palabras

arbol y banco
Tu padre se ha sentado a mirar el sol
bajo los árboles del parque, junto al camino
solitario, para embriagar su corazón
en el licor que tus palabras, desnudas
como animales nuevos, untaron en su piel.
Ensimismado en el fluir tranquilo
de la tarde, contempla la silueta
de dos adolescentes que se alejan
despacio (inermes y felices, tal vez
como tú misma en esa curva
incierta de la vida) y violan la fronda
para entregarse la humedad sobre las hojas,
para mojar el mundo sin ser vistos.
¿Sabrá acaso atosigado por el paso
de los años, urdir la telaraña de la calma
que le ha llevado a compartir contigo,
bajo este sol tardío de principios de enero,
la levadura de la benevolencia? ¿Sabrá
tomar el pulso de tus pasos, medir
la carga de dolor que exhale tu palabra
en los días aciagos, verte parir
en la astillada barca de la edad
y acompañarte hasta las últimas olas
de este mar,
esta música efímera: la vida?

Autor: Alfredo Buxan

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: