El mantón español (Kees van Dongen, 1913)

Kees van Dongen - Le Chale espagnol (1913)
“Como yo no tenía dinero para pagarme modelos profesionales iba a los cafés a buscar a las muchachas que , a cambio de un café con crema, aceptaban posar algunas horas. Y, estas bravas cabritas, llevaban en sus escandalosos maquillajes la enseña de su oficio sobre el rostro.”

(Kees Van Dongen)

Holandés de nacimiento, próximo a los círculos anarquistas rebeldes desde 1895, hábil y rápido caricaturista crítico y pionero del Fauvismo, Kees Van Dongen (1877-1968) ocupa un lugar único y deslumbrante en el arte de las Vanguardias. Uno de sus protagonistas en el París de los locos años veinte —descritos por el propio pintor como «la hora del cóctel»— , un periodo protagonizado por la nueva elite masculina de París, los escritores, las estrellas de cine y el teatro.

Fauve urbano, amante excéntrico del cuerpo femenino, su viaje a Marruecos, España y Egipto realizado a principios de 1910 supone la reinvención de Oriente a través del uso del color. Aunque, sin duda, París seguirá siendo el tema principal de su pintura: el Montmartre dominado por la vida bohemia, alegre y popular, que había seducido ya a Picasso y Derain; o el corazón de Montparnasse, todavía latente después de la Gran Guerra.

Kees van Dongen - L'amie de Mrs EdwardsA diferencia de sus contemporáneos Derain, Braque o Dufy, su trabajo nunca ha entrado en el patrón de la evolución histórico artística que va desde el Impresionismo al Cubismo. Deliberadamente, Van Dongen optó por seguir una ruta original. Sus temas hacen de él un «pintor de la vida moderna» en el sentido de Baudelaire: esbozos de la vida nocturna, el baile, los cafés, el carnaval, el circo; retratos de celebridades y figuras de la moda. Imágenes alegóricas del individuo, desnudos eróticos, fieles pero hiper expresivos, que convierten al propio Van Dongen en objeto de fantasía.

Los rasgos más distintivos de su pintura son el color antinatural, subjetivo  y chillón. Son colores cálidos,  formas más bien planas, poco interés por los volúmenes y la perspectiva, y contornos de líneas gruesas. Se centró en la imagen femenina, contemplada desde un punto de vista sensual.

En esta ocasión la joven que posó para él no fue ninguna de aquellas jóvenes modelos de Montmatre sino su esposa, Augusta Preitinger.

Los viajes de Van Dongen a España y a Marruecos donde  quedará admirado por el folklore y los aderezos y vestimentas de las mujeres tanto de Andalucía como de las que él verá durante su estancia en Tánger está muy presente en este  “Le chale espagnol” (El mantón español), también conocido como “Tableau“, “El mendigo de amor“, “La mujer de las palomas” o “Desnudo con mantón de Manila“.

En “Le chale espagnol”, Van Dongen retrata a su mujer, desnuda a excepción de unas llamativas medias anaranjadas que le cubren las piernas hasta por encima de las rodillas, unos llamativos zapatos del mismo tono provistos de un alto tacón y un floreado “mantón de Manila” que apenas cubre sus hombros y que, colgando por detrás de su espalda, hace de telón que tiende a resaltar más su desnudez buscando concentrar la mirada del espectador en sus pechos y en el oscuro triángulo púbico construído perfectamente en base al cruce de las dos diagonales que estructuran el lienzo.

El mismo tipo de mantón que Guus luce en este cuadro aparece en alguna de las pinturas anteriores de Van Dongen como en “El Mantón” “Andalucía” “La gitane” o  “Femmes à la balustrade“. Augusta luce también un colgante al cuello y unos grandes anillos en cada uno de los dedos de sus manos haciendo bueno un famoso comentario de Van Dongen: “Lo esencial es alargar a las mujeres y sobre todo adelgazarlas. Después de eso no queda más que engordar sus joyas y ellas se quedan encantadas.”

Pintado seguramente en su estudio de la calle Saulnier, justo al lado del Folies-Bergere, tiene mucho de representación teatral o cabaretera, simulando un sombrío jardín con una fuente al fondo y un montón de palomas que rodean a Guus, comiendo de su  mano y picoteando por el suelo mientras, un siniestro mendigo que la observa con una lasciva mirada, hace ademán de pedirle  limosna o tal vez de estirar de ese mantón para que este caiga y poderla contemplar en toda su plenitud. Según contaría años después la hija de AugustaVan Dongen se autorretrató encarnándose en el mendigo que aparece a los pies de ella queriendo interpretar así la súplica a su bella amada de una limosna de amor. Es este el motivo por el que a veces se ha titulado también a este lienzo como “El mendigo de amor“.

El cuadro, poseedor de una fuerte carga de erotismo y sensualidad, fue presentado en 1913 al Salón de Otoño de París generando un tremendo escándalo que obligaría al Secretario de Estado de las Bellas Artes, León Bérard, a avisar a las fuerzas del orden para que el cuadro fuera retirado del Salón con el consiguiente enfado de Van Dongen y de numerosos pintores.

Kees van Dongen - retrato de una mujer con cigarrillo (1924)Ahora bien, el pasado anarquista y rebelde ý las modelos jóvenes y pobres pronto quedaron atrás. Las marquesas Casati y Jasmy Jacob le introdujeron en su mundo de lujos, y gracias a ellas se convirtió en el retratista de la alta sociedad, cuidándose mucho de cultivar estos ambientes dando fiestas y recepciones. De este modo, fueron quedando lejos los tiempos de penuria.

En sus pinturas se refleja la ambición por el poder y el dinero. Son pinturas llenas de sensualidad con bellas y elegantes mujeres de pelo coto, ojos inmensos, estilizadas caderas estrechas, vestidas de alta costura. El gusto desenfrenado por las mujeres estuvo siempre presente en el pintor, ya fuera retratando mujeres pobres jóvenes de la calle o damas adineradas de la más rancia alcurnia.

Kees Van Dongen - Woman on Sofa (1930)

Además de la pintura que da título al post, los otros cuadros son: “La amiga de Mrs. Edwards”, “Retrato de una mujer con cigarrillo” (1924) y “Mujer en un sofá” (1930).

2 respostes a El mantón español (Kees van Dongen, 1913)

  1. Anònim escrigué:

    Tu entrada esta en gran parte copiada de la entrada http://desdeelotroladodelcuadro.blogspot.com.es/2015/01/le-chale-espagnol-kees-van-dongen.html perteneciente a mi blog: Desde el otro lado del cuadro.

    Te recuerdo que mi obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

    Un saludo

  2. blocdejavier escrigué:

    Efectivamente entre las fuentes consultadas figura ese brillante análisis que mencionas.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: