el sueño (Franz Marc, 1912)

Franz Marc - el sueño (1912)

“No te pido que comprendas,
te pido que me escuches en silencio
cuando hablo, algunas noches, un idioma
que yo misma desconozco y que me aterra”

(Claudia Masin)

El sueño fue realizado en 1912 en Sindelsdorf , en donde Franz Marc había fijado su residencia en 1909 atraído por las características de ese paraje idílico. En esta pequeña localidad, situada junto a los Alpes bávaros, dio comienzo su verdadera carrera de pintor, prematuramente truncada en 1916.

El expresionismo fue un movimiento muy heterogéneo, con diferentes grupos de características distintas; uno de ellos surgió en Munich en 1911 y se denominó Der Blaue Reiter (El jinete azul). A él pertenecieron Wassily Kandinsky, August Macke y Franz Marc. Estuvo muy influenciado por el Fauvismo, con el que compartía el uso de colores básicos muy encendidos y luminosos, usados simbólicamente y no como aparecen en la realidad, de ahí que se pudiese pintar un caballo de azul; y con el Cubismo, con el que compartía la representación de la realidad mediante formas geométricas y mediante una perspectiva múltiple. La última exposición del grupo fue en 1914, justo después comenzó la Primera Guerra Mundial, provocando su disolución. Con la llegada del nazismo a Alemania, las obras de los pintores vanguardistas, incluidos los expresionistas, fueron sepultadas o quemadas, ya que eran consideradas como un arte degenerado.

Marc tenía una visión mística del mundo natural y aspiraba a crear un nuevo reino paradisíaco en el que se pudiera alcanzar la perfecta compenetración del hombre con la naturaleza. En esta nueva Arcadia los símbolos tomaron forma a través de una profusión de animales convertidos en criaturas místicas cargadas de alegorías, que el propio artista denominaba “animalización del arte” .

Para expresar su mundo de ensueño y de idílica pureza, Marc plagó sus cuadros de animales, símbolos de lo primigenio y de lo natural. A su vez, el colorido cumplía no sólo una función pictórica sino especialmente significativa a través de su simbolización.

En El sueño nos ofrece la armonía arcádica entre el ser humano y los animales que lo rodean, manifestación de su idea sobre el paraíso perdido, en un ámbito de pureza incontaminada.

La escena transcurre en mitad de la noche, como nos da a entender el acusado color negro del cielo del fondo. En el lado izquierdo se sitúa una casa amarilla, que podría simbolizar el mundo real, mientras que el resto de la composición lo ocupa la escena del sueño. La figura femenina desnuda, situada en el centro, que duerme sentada con las piernas cruzadas rodeada de animales, es quizás el símbolo de la armonía entre el hombre y el mundo animal.

En este Jardín de las Delicias los animales repiten los ritmos de la naturaleza y los colores también adoptan un componente simbólico. El azul de los caballos simboliza para Marc el principio masculino, intelectual y espiritual; el amarillo es el principio femenino, amable y sensual, mientras que considera al rojo como el color que debía ser combatido y vencido por los otros dos.

El influjo de los futuristas italianos puede apreciarse en la estructura rítmica de las formas y en las líneas de fuerza que mueven la composición. También es reseñable la huella que ha dejado en él la pintura de Paul Gauguin, en especial la del periodo de Tahití, en su deseo de presentar una naturaleza en su estado más primitivo.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: