Tres hombres a la mesa (Velázquez, 1618)

Velázquez - Tres hombres a la mesa o el almuerzo (1618)
Tres hombres a la mesa (El almuerzo), fue pintado por Velázquez en su primera etapa sevillana hacia 1617-1618.

Diego de Velázquez (1599-1660) es el máximo exponente de la pintura barroca del Siglo de Oro español; en sus pinturas se mezclaban las claves de una pintura naturalista con un leve toque tenebrista; autor de innumerables retratos reales fu fama fue bien conocida tanto dentro como fuera de España y llegó a convertirse en una de las figuras pictóricas más afamadas de su época.

El lienzo retrata una escena cotidiana propia de la época  sevillana de Velázquez. En ella aparecen tres hombres que representan al tres edades del hombre, sentados a una mesa cubierta con una mantel blanco sobre la que descansan un  plato de mejillones, un vaso de vino y varias piezas de pan  Tras los personajes, la oscuridad de la pared es rota por un sombrero y una golilla colgados de la misma.

Las figuras se recortan sobre un fondo neutro en el que destaca la golilla de uno de los personajes y un sombrero colgados en la pared. Las expresiones de los dos modelos de la derecha son de alegría mientras que el anciano que se sitúa en la izquierda parece más atento a la comida que al espectador. Hay críticos que consideran que estaríamos ante una referencia a las edades del hombre, al mostrarnos al adolescente, el adulto y el anciano. Las características de esta composición son las habituales en la etapa sevillana: colores oscuros; realismo en las figuras y los elementos que aparecen en el lienzo; iluminación procedente de la izquierda; y expresividad en los personajes, características tomadas del natuaralismo tenebrista que Velázquez conocía gracias a las estampas y cuadros procedentes de Italia que llegaban a Sevilla.

Velázquez - El almuerzo
El almuerzo, también conocido como Almuerzo de campesinos o también Muchacha y dos hombres a la mesa, es una obra atribuida a Velázquez, quien la habría pintado en Sevilla en los comienzos de su carrera. No se tienen noticias de esta obra anteriores a 1795 y las similitudes con Tres hombres a la mesa son muy elevadas.

A diferencia del Almuerzo, que ha de tenerse como cabeza de esta serie de bodegones, y de las varias otras copias y derivaciones conocidas, el muchacho más joven que aparecía brindando en el centro de la composición ha sido sustituido aquí por una joven rubia llenando una copa de vino, de la que sólo la cabeza conserva su calidad original. El hombre sentado a la derecha, sin duda lo mejor del lienzo, varía respecto del que ocupaba igual posición en la otra versión únicamente en la posición de la cabeza, que ahora no se dirige hacia el espectador. También hay alguna variación en los objetos de bodegón situados sobre la mesa vestida con un mantel blanco de tonos azulados, siendo especialmente significativa la introducción de un salero metálico de fino trabajo, que con la copa de cristal veneciano en que la moza sirve el vino, indica cierta calidad en los personajes retratados, más propia de hidalgos que de humildes campesinos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: