muere

Winslow Homer - The Adirondack Guide (1892)
Muere quien
solo ve un lamento en cada estrella,
se solidifica en un fósil ignoto,
evapora su alma en el vacío,
se espesa en coágulos inmóviles,
no reconoce la suma de los solitarios instantes que le justifican,
solo vive en la abstracción de las nubes,
ya no distingue el alba del crepúsculo,
disuelve su amor en agua destilada,
sólo escribe versos que nadie leerá,
besa pensando sólo en el siguiente beso,
espera y sólo espera mientras nada ocurre,
ama y su amor no alcanza las constelaciones,
en la noche tras la noche no reconoce ya estrella alguna,
en la sima de su soledad especula con el calor de la piel,
no halla en el ruido algún mensaje,
en la espuma de las olas no lee un nombre,
deja de respirar como si nunca hubiese respirado,
desea morir porque no quiere mirar atrás,
pertenece al olvido o ya está entrando en él,
espera una señal que jamás se producirá,
jamás amó a bocajarro,
recuerda un sabor y no puede recobrarlo,
escribe poemas ya escritos hace mil años,
posee un corazón deshabitado,
desespera por la sal de una lágrima,
sólo desea un último milagro, el tuyo.
Quien fallece por miedo a amar
y sigue estando en ningún sitio.

Autor: Enrique Claros

Fuente original: http://www.intringulis.com/creoenlanoche/muere/

Ilustración: Winslow Homer, “The Adirondack Guide” (1892)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: