techo y comida (Juan Miguel del Castillo, 2015)

Techo-y-Comida_001_Diversa_Web
Sinopsis: Jerez de la Frontera, 2012. Rocío es una joven madre soltera y sin trabajo que no recibe ningún tipo de ayuda ni subsidio por lo que no puede hacer frente a los pagos del alquiler del piso en el que vive. Entre la vergüenza y el temor a perder la tutela de su hijo Adrián, de 8 años, Rocío sufre en soledad una situación de precariedad que empeora cada día. La denuncia del propietario, acuciado también por las deudas, precipitará la amenaza de la orden de desahucio. Una historia conmovedora, tierna y dura al mismo tiempo, tan necesaria como incómoda que pone al descubierto las vergüenzas de un sistema que abandona a las personas. ¿Y a ti quién te rescata?

“Techo y comida coloca su mirada a pie de calle para contar el tenso transcurrir de los días previos a la pérdida de su piso alquilado por parte de una madre, expuesta a la intemperie laboral y afectiva, y su hijo. El debutante en la dirección Juan Miguel del Castillo sabe que su película es, ante todo, una Natalia Molina excepcional, capaz de desaparecer en el interior de su personaje, pero sería injusto pasar por alto otra serie de decisiones que no hacen sino reforzar la eficacia de este trabajo de planteamiento austero y espíritu combativo: la firme voluntad de evitar tremendismos y la loable capacidad de retratar ambientes y personajes con un realismo libre de afectaciones. Proponer un reflejo de la crisis mediante un trabajo capaz de llegar a todo tipo de público es, sin duda, un gran gesto político.” (Jordi Costa)

“Techo y comida, una de las grandes películas españolas del 2015 (si no la mejor), es uno de los retratos más certeros sobre las consecuencias de la crisis económica. Sin anestesia, sin rodeos y sin subrayados. El director Juan Miguel del Castillo se acerca a su entregada protagonista y al resto de personajes con respeto. El guión no pierde ni una línea en explicar el pasado de Rocío, una joven en paro con un hijo de ocho años y un piso del que lleva ocho meses sin poder pagar el alquiler. No la juzga: la sigue con cariño, en sus momentos más bajos y en sus pequeños instantes de esperanza. Natalia de Molina trabaja desde la contención. Ella es la película. Su cara es la viva imagen del cansancio. Da vida a una joven superada por las circunstancias que saca fuerzas de donde ya no queda absolutamente nada. Techo y comida es la historia de un conflicto personal y de una derrota social. La cámara filma a pocos centímetros de sus actores, pero no fuerza ninguna situación ni cede al miserabilismo que suele afectar a gran parte del cine social de nuestros tiempos. En definitiva, Techo y comida esuna obra actual y reconocible, dirigida con tacto, escrita desde el compromiso e interpretada desde la comprensión. Algunas de sus escenas son tan dolorosas y producen tal indignación que consiguen concienciar y desarmar a cualquiera. 

Techo y comida es la crónica de una bajada a los infiernos: arranca con la protagonista entre lágrimas, incapaz de conciliar el sueño, y termina con los planos de una casa vacía mientras Rocío y su hijo Adrián desaparecen de la escena al enfilar un camino tortuoso, simbólicamente empinado y repleto de basura.” (Xavier Vidal)

Techo-y-Comida_003_Diversa_Web
“Techo y comida no hace concesiones, no se pone alegre, ni abraza la esperanza en ningún momento, porque NO EXISTE. Muestra, con contundencia, la ayuda que Rocío recibe, en la sombra casi, de una de sus vecinas —el amor al prójimo, traducido en ayuda, sin necesidad de pedir nada a cambio—, y lamentablemente muestra el peor lado del drama, el que enfrenta a Rocío a su casero, ambos pertenecientes a la misma clase trabajadora, y enfrentados, sin buscarlo, por el mal de los de arriba.

Techo y comida no busca agradar, de ahí que cierto sector se muestre impasible ante el film, porque a nadie le gusta la verdad. Pero hay un plano que es toda una hostia a nuestra sociedad, una imagen que vale por sí misma, sin necesidad de bonitas palabras en un discurso, la de Rocío abrazándose a su hijo mientras en el fondo la gente celebra un gol de nuestra selección contra Italia en el 2012. (Alberto Abuin)

1366_2000
Más información: http://techoycomida.com/

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: