la tierra (Ángeles Santos, 1929)

23 Desembre 2016

angeles-santos-la-tierra-pueblo-primitivo-1929
Pintado en el mismo periodo que Un mundo, tiene un cierto parecido con éste. En ambos hay la representación de un planeta. La influencia de El Bosco es evidente.

En este planeta la pintora pretendía representar un pueblo primitivo, con sus costumbres y modos de vida. Es un canto a la pureza y a la naturaleza, a la vida sencilla. Las reminiscencias bíblicas están también presentes.

En conjunto el cuadro tiene una apariencia naïf, por su primitivismo y lenguaje infantil. Todo está tratado esquemáticamente. Los colores dominantes son el azul celeste de la atmósfera y los grises metálicos de las superficies.

La escena está vista desde un ángulo superior dándole grandiosidad y distanciamiento.

Este planeta está iluminado por un foco de luz que podría ser perfectamente el sol. Está poblado por treinta y seis seres que, a manera de retablo, escenifican hechos de la vida cotidiana de este “nuestro” planeta, acaso imaginario. Lo que causa extrañeza es la desproporción de las figuras humanas con el asteroide, ya que éste es muy pequeño en comparación con los humanos que lo habitan.

Los personajes masculinos van vestidos de verde oscuro y los femeninos de rojo.

En primer término, un hombre y una mujer están arrodillados en la orilla de un de rio. La mujer se lava la cara, el hombre introduce sus brazos en el agua. A través del rio se ven dos peces coloreados y una serpiente negra. En la otra orilla yace un niño sobre una cunita hecha de ramas verdes. Una pareja se besa. Un hombre recoge fruta de un árbol, una pareja, recostada, come, y otra pasea, cogida de la mano por la superficie planetaria. A la derecha se ve a una familia compuesta de padres y un niño que contemplan el dibujo de un rostro sobre una esfera. Detrás una mujer tumbada como si estuviese muerta. A su lado, un hombre, sentado en el suelo, resignado. Un pintor retrata a una mujer.

Existen también, animales domésticos, al parecer patos. Diez en la orilla del rio y dos que van conducidos por una mujer. A su derecha un hombre perfora una bola con un extraño instrumento compuesto por dos varillas. Se ve el agujero y los trozos rotos de material vidrioso en el suelo. Otros dos intentan arrastrar una bola. A su derecha una pareja se introduce en la esfera a modo de vivienda. Un hombre solloza apoyándose sobre la superficie pulida y redonda. Cuatro descansan apaciblemente recostados. Sobre otro globo un hombre mira el horizonte.


geometries domèstiques

22 Desembre 2016

Kay Fine
El blau és polièdric.
El cos és polièdric.
El riure és polièdric.
I el somriure.
L’amor és polièdric.
El dolor és polièdric.
El plaer és polièdric.
I el goig.
Els diners són polièdrics.
Els llibres són polièdrics.
Els adéus són polièdrics.
Les hòsties: no.

Autor: Begonya Pozo

Ilustración de Kay Fine

GEOMETRÍAS DOMÉSTICAS

El azul es poliédrico.
El cuerpo es poliédrico.
La risa es poliédrica.
Y la sonrisa.
El amor es poliédrico.
El dolor es poliédrico.
El placer es poliédrico.
Y el gozo.
El dinero es poliédrico.
Los libros son poliédricos.
Los adioses son poliédricos.
Las hostias: no.


bosque y alacena

21 Desembre 2016

tu-ka-tu-a19290280
La memoria de los ausentes
crece como el musgo,
en la cara norte de los objetos que dejan.

En un tiempo preñado de verde
se intuye el paso,
el perfil de las huellas recientes.
Se queda su contacto en la agenda del móvil,
el dentífrico, los jerséis
y todo cuanto nunca le dijimos.

Permanecen en orden
por pura inercia,
prendidos en la obstinación del aire.

Autor: Maribel Tena


que venga el poeta

20 Desembre 2016

augusto-ferrer-dalmau-don-quijote-en-barcelona
Que venga el poeta.
Y me trajisteis aquí para contar las estrellas,
para bañarme en el río y para hacer dibujos en la arena.

Éste era el contrato.

Y ahora me habéis puesto a construir cepos y candados,
a cargar un fusil y a escribir en la oficina de un juzgado.

Me trajisteis aquí para cantar en unas bodas
y me habéis puesto a llorar junto a una fosa.

Autor: León Felipe

Ilustración: Augusto Ferrer-Dalmau, “Don Quijote en Barcelona”


luz cenital

19 Desembre 2016

jean-jacques-andre-the-shroud
Dejé caer la cabeza como en una de esas películas donde el condenado se sitúa bajo la guillotina.

Me permitieron sumergirme en la realidad durante una fracción de segundo.

Necesité taparme los oídos con las manos.

Las paredes del mundo retumbaban sacudidas por millones de cabezas atestadas de problemas que huían por las escaleras de incendios.

Como luces vencidas parpadeaban los estados de ánimo más inestables que nunca.

El presente era una espesa columna de humo que se desvanecía en los últimos metros que enlazaban con los sueños.

Autor: Julio Romero

Fuente original: http://hankover.blogspot.com.es/2016/10/plano-cenital-por-julio-romero.html

Fotografía de Jean Jacques André, “The Shroudc”


dos ángeles

18 Desembre 2016

Melissa Franklin Sanchez - 02
… Me gustan los cuentos infantiles,
las linternas, los montes, los trineos,
las insignias, los globos, los petardos,
las roscas, los dulces, los juguetes.
… Las semanas de angina
para que alguien se siente en la cama
y no me suelte la mano
— nunca más — en la tortura infernal.

Autor: Boris Rizhy

Ilustración de Melissa Franklin Sanchez


retrato de Sonia de Klamery (H. Anglada Camarasa, 1913)

17 Desembre 2016

Hermenegildo Anglada Camarasa - retrato de Sonia de Klamery (1913)
“Pavos reales azules, con su cola de fuego, legumbres líricas que herborizan entre los árboles, rosas blancas del tamaño de lo monstruoso y guirnaldas desconocidas como collares flojos en el cuerpo de la noche. La bella lleva el pelo en caracolillos sobre la frente, la ropa en una envoltura de objetos, miniaturas y colores, y ha hecho su hamaca de pájaros rayados y flores violeta. La bella lleva los hombros desnudos, los brazos y el torso blancos como la noche, tomados de luz de luna, y los ojos grandes, excesivos, ojos nocturnos que iluminan una nariz breve y una boca roja. La bella es Sonia de Klamery, condesa de Pradère”.

(Francisco Umbral)

A partir de 1897, año en que Anglada Camarasa viaja a París por primera vez, su pintura acusa una marcada influencia de artistas como Toulouse Lautrec, Gustav Klimt o Van Dongen.

La modelo aparece recostada, vestida con un elegante y decorativista traje largo que nos permite contemplar las sensuales medias de seda y los zapatos de tacón. El fondo está pintado en los mismos tonos que el vestido, resaltando el exotismo del conjunto gracias a la ubicación del colorista pájaro. Anglada se inspira en el fauvismo a la hora de utilizar los colores, recurriendo a tonalidades frías que contrastan con el blanco del rostro, del amplio y sensual escote y los brazos. El decorativismo que se respira en el conjunto se relaciona directamente con los trabajos de Klimt, obras que en aquellos momentos estaban causando sensación entre la sociedad más “chic” de Europa. La estrecha vinculación de Anglada con la Secesión vienesa le llevará a realizar obras modernistas de gran atractivo visual.

Sonia Klemery, Condesa de Pradère, es uno de los retratos más sensuales del autor y en el que se rastrean diversas influencias artísticas como el fauvismo, el simbolismo y el Art nouveau. La belleza formal de la mujer y su indudable carga erótica provocan una magnética atracción basada en detalles tan sugerentes como la silueta serpentinata, los labios rojos, la mirada penetrante, el tocado del cabello y la media sonrisa que en conjunto crea un halo misterioso y erótico agudizado por el entorno selvático que recuerda a Matisse.


%d bloggers like this: