divertimento

2 febrer 2017

Maxime Maufra - The Banks of the Pond at Rosporden (1911)
Aún resuenan, misteriosas,
las campanas de aquel viejo campanario.

Hay quien cuenta
que el diablo en su diablura,
campanero,
se deleita en hacerlas sonar
impenitentes
engañando así
a las pobres cigüeñas
desorientadas
que no dejan de volar
sobre el campo, ahora baldío,
que hace tiempo
ocupó la antigua iglesia…

Autor: Magda Robles

Fuente original:

http://ligeiaenpenumbras.blogspot.com.es/2016/08/divertimento.html#axzz4HluAFrlW

Ilustración: Maxime Maufra, “The Banks of the Pond at Rosporden” (1911)


%d bloggers like this: