tertulia (Ángeles Santos, 1929)

18 Març 2017

angela-santos-tertulia-1929
Cuatro mujeres modernas de cuerpos estilizados, se relajan en una salita, leyendo y fumando, cada una a lo suyo, sin comunicarse entre sí. El cuadro es opresivo y claustrofóbico, apenas hay espacio alrededor de las figuras, que quedan comprimidas dentro de los límites del lienzo.

La primera está recostada. Tiene los brazos apoyados sobre el lateral del sofá. En la mano izquierda sostiene un cigarrillo encendido. Lleva un suéter rojo y ajustado y una falda tubo negra hasta la rodilla. Entorna los ojos con mirada ausente. El cabella, oscura, espeso y ondulado. Enfrente de ella y en el suelo, la segunda mujer sostiene en su mano izquierda un libro abierto sin escritura. Parece coma si recitase. La tercera tumbada en el sofá, con las piernas colgando, mira desafiante al espectador. La cuarta, en primer término a la izquierda, está sentada sobre un taburete.

En 1920 José Gutiérrez Solana pintaba su famosa La tertulia del Café de Pombo, inscrita en el peculiar estilo expresionista del pintor. Nueve años después, Ángeles Santos llevaba a cabo su propia Tertulia, en las antípodas del trabajo de Solana. Frente al hieratismo y la rigidez de los personajes del artista madrileño, las cuatro figuras femeninas protagonistas del lienzo de Ángeles Santos parecen retorcerse en un movimiento sinuoso que impregna toda la composición, de la que emana una casi «palpable» sensación de misterio. De manera espontánea, sin apenas contacto con los medios de difusión de las corrientes artísticas europeas más novedosas, la autora ha asimilado y reflejado aquí los principios de la Nueva Objetividad, hasta el punto de que la frialdad y el magnetismo de las imágenes de Tertulia podrían compararse a las de algunas creaciones de los pintores adscritos al movimiento alemán, como las incluidas en el Autorretrato (1927), de Christian Schad, o el Retrato de la periodista Sylvia von Harden (1926), de Otto Dix.

 


%d bloggers like this: