mira que bonita era (Julio Romero de Torre, 1895)

julio-romero-de-torres-mira-que-bonita-era-1895
Con esta obra de carácter impresionista se da a conocer Julio Romero de Torres oficialmente en la Exposición Nacional de 1895, en la que obtuvo una Mención Honorífica. La escena que inspiró este lienzo, fue un hecho sencillo y cotidiano: en el popular barrio de Santa Marina, murió una joven de quince años. Julio Romero de Torres la vio en el ataúd y decidió pintar a la joven muerta en la habitación rodeada de sus parientes.

La escena representa a una joven que yace muerta en su ataúd, rodeada de familiares, que lloran a su alrededor. La iluminación de la escena procede de una ventana situada a la izquierda, por la que también se asoma un muchacho desde el exterior de la estancia que curiosea intrigado este velatorio. Custodiando el féretro, se encuentran dos velas que parecen a punto de apagarse por el viento que entra a través de la ventana.

La obra es impresionista, no realista. Capta el dolor, pero no desolación, no hay en ella una estampación que confirme conciencia social del autor, es el observador quien debe hacer el esfuerzo. Sólo las velas aportan dramatismo y espiritualidad a la escena.

Pero esta conciencia social del pintor tardará bien poco en aparecer. Dos años más tarde pinta “Conciencia tranquila” y sólo cinco desde esta obra maestra que es “Mira qué bonita era” capta la desolación ante los momentos inmediatamente precedentes a la Muerte.

julio-romero-de-torres-horas-de-angustia-1900Horas de Angustia es un lienzo con contenido social. El siglo XIX termina con una gran crisis en el país, tras el desastre del 98 y la pérdida de las últimas colonias americanas y asiáticas. La injusticia social produjo en España una reacción en las clases más afectadas y en los grupos de intelectuales y artistas, que llevaron a sus plumas y pinceles respectivamente, temas referidos como denuncia social de una situación conflictiva.

La miseria humana y sus contrastes fue pronto recogida por el joven artista. Julio Romero de Torres realiza este cuadro dentro de la línea de la pintura social. La escena representa el dolor de una joven madre ante el humilde lecho de su hijo enfermo, que se debate entre la vida y la muerte. Obra de luminoso colorido y pincelada impresionista, la luz producida por un velón ilumina el lecho del enfermo, mientras que la figura de la joven permanece en la penumbra acentuando más la tristeza de la escena, sentada con la cara entre las manos esperando el triste desenlace.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: