la carreta fantasma (S. Dali, 1933)

A Gabriel e Irene

“Dos arlequines
en una tartana.
Ella con las trenzas
musica versos de Borges.
Él excava sus liendres
en un páramo argentino”

(Javier Solé, “Pareja en la Patagonia”)

En el centro de una llanura árida y al mismo tiempo luminosa, observamos una carreta de dos ruedas que se mueve en dirección hacia un pueblo. La forma de la tartana tiende a mezclarse con la ciudad, convirtiéndose, así, en su propio destino. Se trata de una ilusión de perspectiva en la que la habilidad del pintor intenta confundirnos una vez más. Donde esperábamos ver las ruedas, hay dos estacas clavadas en el suelo. Los personajes que aparecen sentados en el carro se identifican con la arquitectura de la ciudad del fondo. Vemos una tartana y una ciudad o ambos elementos a la vez. Hay algo desolador pese a la deslumbrante y cegadora luz. Las huellas en el camino confirman lo arduo del viaje…

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: