yo, pecadora


Confieso que le he robado el alma al corazón de Cristo
que maté a una flor por la espalda
y le disparé a la cigüeña.
Confieso
que me comí todas las manzanas
y que suspiro tres veces
al encenderse la luna.
Que le mentí a la inocencia
y golpeé a la ternura.
Confieso que he deseado a mis prójimos
y que tengo pensamientos impuros
Con un santito.
Confieso que me vendí por dinero.
Que no soy yo
y que he pecado de pensamiento,
palabra y omisión
y confieso, que no me arrepiento.

Autor: Roxana Miranda Rupailaf

Fotografía de René Groebli

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: