olmo rojo


“Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara”

(Antonio Machado, fragmento del poema “El crimen fue en Granada”)

Al abrir una fosa no se desentierra a los muertos, sino la historia robada a muchos vivos

El crimen fue en Agreda
en la plaza frente al olmo.

Las campanas no doblaban,
repicaban.

Él, alcalde republicano.
Ellos, militares sublevados.

Dispararon veinte balas
Cada una de las veinte
Lo mató las veinte veces.

El crimen fue en Agreda
en la plaza frente al olmo.

El cuerpo mal sepultado
un féretro aguarda.

El olmo sigue en la plaza.

Autor: Javier Solé

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: