romance de la noche

Suave cabalga la noche
en su montura de aire
por cordilleras, desiertos,
glaciares, ríos, volcanes.
Humedeciendo los prados,
refrescándose en los mares,
abrevando cataratas,
cubriendo los cenagales.
Suave cabalga la noche
con sus pezuñas flotantes,
sobrevolando tejados,
perdiéndose por las calles.
Empapuzada de duendes,
reflejándose en cristales;
entre farolas cianóticas,
cuando llora nunca hay nadie.
Tiene las horas contadas
y su soledad lo sabe.
Bajo el circo de los cielos
suave cabalga la noche.

Autor: Ángel Guinda

Ilustración: Johann Barthold Jongkind, “LE PORT DE DORDRECHT AU CRÉPUSCULE”

%d bloggers like this: