joven huérfana en el cementerio (Delacroix, 1824)

delacroix-joven-huerfana-en-el-cementerio-1824
Este famoso cuadro de Delacroix, es un estudio para una de sus obras maestras: “La matanza de Quíos”, un colosal lienzo que denuncia la masacre cometida por los turcos contra la población griega de la isla de Quíos en 1822.

Y aunque sea solamente un estudio, es tal la intensidad y perfección con que está realizado que el retrato de esta niña es una obra maestra.

La intensa mirada de la niña huérfana se dirige a la derecha, fuera del marco, y transmite tristeza. La chica parece que se va a echar a llorar en cualquier momento, por esos los ojos humedecidos. La boca entreabierta, esa mano sobre su regazo, el blanco de la camisa que evoca inocencia nos hace padecer su sufrimiento. La huérfana es una figura vulnerable.

Delacroix hace que el contraste entre la figura y el fondo sea muy marcado, para darle protagonismo a la chica. El cuerpo de ella está perfectamente delineado, mientras que el paisaje es básicamente un boceto. El artista ha tenido la precaución de pintar las cruces bien negras y las lápidas bien blancas, para que no se nos pase por alto que se trata de un cementerio.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: