poema póstumo

16 Octubre 2018

“Me pasé toda la mañana corrigiendo las pruebas de uno de mis poemas, y quité una coma. Por la tarde, volví a ponerla”

(Oscar Wilde)

La lentitud
con la que el poeta argentino
desmenuza todas las notas musicales
de su último poema
puede llegar a exasperarme.

Se diría no es consciente
que la Muerte aguarda
en la plaza donde se alza
el monasterio benedictino
y que no dudará en impedir al párroco
girar la llave que abre el portón
permitiendo a los visitantes
pasear sin prisas por el claustro.

En el tiempo empleado por el poeta argentino
en brindarnos el más hermoso de los poemas
miles de flores languidecen huérfanas de una mirada.

Un día el mejor de los poemas quedará inconcluso.

O será publicado imperfecto a título póstumo.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

Ilustración: Luke Fildes, “estudio de Charles Dickens”

La pintura muestra la biblioteca de Charles Dickens, con su silla vacía, y fue ampliamente difundida por los periódicos el día después de la muerte del escritor.

Y el poema con la voz de Gabriel A. Jacovkis:


%d bloggers like this: