volver a nacer

2 gener 2019

“Viven inmóviles la mayor parte del tiempo
porque es su estrategia pasar inadvertidas.
De día parecen soñar al borde del abismo
y ni el fuego ni la lluvia pueden comprenderlas.
Pero de noche, si hicieras oído sobre ellas,
escucharías fiestas clandestinas allí dentro,
átomos sacando a bailar a otros átomos,
fuegos artificiales en sus cielos domésticos”

(Jesús Jiménez Domínguez, fragmento del poema “La vida secreta de las piedras”)

A Iñaki C. Nazabal

Soy la piedra tallada por
las bofetadas del viento
las lágrimas del océano.

Soy piedra esculpida por
el silencio de los perros
las palabras de los muertos

el capricho de la erosión
el tiempo sobre el tiempo.

Soy la piedra,
una cualquiera
de un pedregal.
la más minúscula
de un roquedal.

Soy la piedra,
tosca y callada

que sustenta la sonrisa
de los niños que me visten
de colores imposibles

que se ciñe al cuello
de todas las mujeres,
ávida y tierna

Soy piedra,
la piedra que en la cantera
recogen del suelo las manos
que viaja hasta el principio,
golpea a los culpables.

Vuelvo a nacer,
satisfecha,
con cada impacto.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Trabajadores en la mina de oro a cielo abierto de Djoubissi en la República Centroafricana.

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)


%d bloggers like this: