viaje absurdo

24 Abril 2019


Salí a caminar
temprano,
primero el Instituto
-a esa hora mi hija tiene clase de sociales-.
después el colegio,
en el que mis dos hijas fueron felices,
el Casino en cuyo patio desconchado
jugaban los sábados al baloncesto,
más tarde
el viejo bar donde alguna mañana
-hoy no-
me siento a ver pasar la vida,
después
las galerías comerciales,
con todas las tiendas en traspaso,
la biblioteca
-vacía, apenas tres suicidas estrafalarios-
y he acabado
en el cementerio
junto a una tumba
que lleva mi apellido
pero donde no estoy yo.

Y he pensado que es
absurdo viajar hasta
este territorio de muerte
si habló cada día
con mi hija muerta
que todavía hoy sigue habitando
en la casa vacía
a la que regreso
para preparar el almuerzo
antes de que vuelva de la escuela.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Rubén Redondo

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)


%d bloggers like this: