por decirlo así


me acosté con la noche cuando el sol
de este lado del sur
más ruidoso que el ruido
avanzaba
hacia el final de algo

y allí se intercambiaban
lo que pudo haber sido
y lo que siempre está siendo

como un cuerpo
abierto al fin

a la locuacidad de lo que calla

Autor: Maria Negroni

Ilustración de Jeanie Tomanek

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: