pájaro temprano

30 Mai 2019


Apiádate, déjame ir.
No ates mis alas heridas,
No vuelo más.
Mi voz se ha roto de dolor.
Mi voz se ha convertido en una herida.
No lloro más.
Ayúdame. Espera.
Otoño.
Los pájaros vuelan al sur.
Solo mi corazón está torturado por el miedo,
Soledad –amiga de la muerte–.

Autor: Nika Turbina

Ilustración de Catrin Welz-Stein


%d bloggers like this: