mujer perro (Paula Rego, 1994)


“En estas pinturas toda mujer es una mujer-perro, no oprimida, sino poderosa. Está bien ser bestial. Es físico. Comer, gruñir, aquellas las actividades que tienen que ver con lo sensible, son positivas. Pintar a una mujer como perro es completamente creíble.”

(Paula Rego)

Esta es una de las pinturas de Rego que corresponde a una serie sobre mujeres-perro. Con esta serie Paula quería denunciar la situación de la mujer, embrutecida por las tareas domésticas, sometida al servicio de su amo hombre. Pero va más allá de una reivindicación feminista; es una reflexión sobre las relaciones de poder que pueden darse en cualquier ámbito y situación en nuestra sociedad.

La mujer representada es poderosa, brutal en su animalidad rabiosa, de mandíbulas dislocadas en una mueca que parece estar emitiendo un furioso sonido gutural, un doloroso rugido que nace de las entrañas como una rebelión de deseos no expresados, reprimidos. La posición del cuerpo es servil, incómoda e infrahumana, pero llena de violencia contenida. Las piernas están algo deformadas, acortadas y engrosadas para animalizarlas. Las manos, apoyadas en el suelo, mantienen cierta tensión y rigidez de garras, como las de una bestia que estuviera dispuesta a saltar.

El poder de las imágenes proviene de la yuxtaposición de lo doméstico con lo salvaje.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: