el segador (Van Gogh, 1889)


“Veo en este segador una vaga figura que lucha como un diablo en plena calor por acabar su faena, veo en él la imagen de la muerte… Pero en esta muerte no hay nada triste, pasa a plena luz, con un sol que inunda todo de un brillo de oro puro.” (Van Gogh)

El duro trabajo del campesino protagoniza este lienzo en el que Van Gogh retoma su atracción hacia las obras de Millet, siguiendo fielmente las estampas del maestro realista. La novedad la encontramos en la coloración empleada, utilizando los tonos que son sus favoritos: azul y amarillo, reinterpretando en su estilo una figura clásica obteniendo un excelente resultado.

En concreto este cuadro lo pintó mientras se encontraba ingresado en un manicomio por voluntad propia. Retrata lo que ve desde la ventana de su habitación, llegando a pintar este paisaje varias veces. Se dice que el campesino es un símbolo de la muerte y que este cuadro es la antítesis de La noche estrellada, ya que refleja la tranquilidad del día para alejar el miedo de la muerte por la noche.

El dibujo preciso, con trazo grueso y negro, el campo de trigo agitado, las pinceladas nerviosas del cielo azul y verde, ese sol omnipresente, las montañas imprecisas del fondo, todo apunta a ese estado de agitación, de angustia vital que sufría Van Gogh en la última fase de vida.

Ante la ausencia casi total de inspiración en el mes de septiembre de 1889, Van Gogh recurrió a su vieja colección de estampas como modelos de sus cuadros, recuperando el interés hacia las pinturas de Millet, el gran maestro del Realismo. La dura labor de los campesinos será la protagonista de estos trabajos enlazando con las obras que elaboró en Nuenen, incluyendo un color más vivo y un empastamiento mayor, uniendo dos estilos diferentes en una obra maestra.


El leñador (1889), a pesar de tratar del mismo tema, se diferencia del de su maestro Millet, en la percepción de la luz, su atrevido uso de los colores y el grosor de su pincelada, ya que le aportan una vida, de la que el otro carece.

Los esquiladores de ovejas (1889), es un tema que emocionó a Vincent cuando lo vio por primera vez, y se decidió a pintarlo con su estilo impresionista.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: