la brecha de Viznar (José Guerrero, 1966)

18 Agost 2019


La Brecha de Viznar (1966) es un sentido homenaje del pintor granadino, José Guerrero (1914-1991), a Federico García Lorca al que conoció en su primera juventud y quien lo animó a salir de Granada, “tira los pinceles al aire y vete a Madrid”, le dijo en una ocasión estando en la Alhambra en 1935. Ahí se inicia el trayecto que lo llevará hasta instalarse en EE UU y llegar a formar parte de la Escuela de Nueva York, máxima representante del expresionismo abstracto.

Alegoría en ocres, grises, rojos y negros, del asesinato de Federico García Lorca y que es la imagen de una herida que sangra. Es un acercamiento al lugar de la tragedia. Dos lindes profundas y diagonales, formadas por la confrontación entre un blanco de fulgor astral y un negro “vivo y transparente”, cizallan un abismo oscuro. En ese barranco nocturno y tenebroso aconteció un hecho abominable; tierra del barranco amalgamada con sangre. Los triángulos que forma el blanco con levísimos reflejos purpúreos se clavan sobre la tierra negra.

Tierra que resume toda la noche negra en la que se sumió España en el año 1936. En el vértice incisivo un borbotón rojo de sangre simboliza la herida abierta.


El mundo lorquiano, con la tragedia de los gitanos y la pena negra andaluza, ha inspirado la primera etapa de la pintura de Guerrero, en los años de la posguerra. En 1946, Guerrero pintaba La aparición, un cuadro mágico y algo naïf, una escena de velatorio, con las mujeres enlutadas, junto al difunto tendido en el suelo, con cruces negras, extrañas flores en la hierba, y extraños astros y ángeles o aves en el cielo enrojecido. El cuadro se asocia con facilidad al mundo oscuro, supersticioso de las tragedias de Lorca.


%d bloggers like this: