pesadumbre (Joaquim Vayreda, 1876)

15 Setembre 2019


Joaquim Vayreda (1843-1894) fue el creador de la Escuela paisajística de Olot, que se caracteriza por el cultivo de una pintura inspirada en la que hacían en Francia los artistas de la Escuela de Babizon, entre los que se encontraban Coron, Rousseau y Troyon. Su pintura se centra en el estudio del natural del paisaje de la Garrotxa y, en especial, de los ciclos de las estaciones.

En Catalunya la pujanza y proliferación de la pintura coinciden con el momento histórico de la Restauración. Período marcado por la prosperidad económica que favoreció una burguesía que se constituyó como el motor de la Reinaxença cultural del catalanismo político. Esta burguesía tuvo, en el campo del arte, una influencia muy considerable; quería un arte realista pero, al mismo tiempo, amable, elegante y optimista, y prefirió la pintura por encima de otras disciplinas. Este período propició en Cataluña el inicio y consolidación de diversas escuelas pictóricas, entre ellas la de Olot.

La Escuela paisajística de Olot o la Escuela pictórica de Olot es un grupo de artistas pintores que iniciaron un estilo pictórico en la segunda mitad del siglo XIX. Incluye no sólo los artistas olotenses, sino todos aquellos que han tomado el paisaje de Olot como fuente de inspiración para sus realizaciones, ejecutadas, sin embargo, con plena libertad de tendencia, de estilo y de técnica. Por extensión se incluyen en este grupo a todos los artistas pictóricos vinculados a Olot y su comarca, la Garrotxa.

“Pesadumbre” y “El verano” fueron expuestas conjuntamente, aunque difieren de manera notable en la temática abordada.

En “Pesadumbre” (“Recança”) representa el frío y la tristeza frente al calor y alegría que muestra la otra obra. En ella se ve representado el desahucio de una familia de colonos, una escena muy habitual en los caminos de la Cataluña preindustrial.

En “El verano”, relacionada con Bosque en Fontainebleau de Camille Corot, buscaba transmitir alegría mostrando un grupo de pastorcillos, niños y un rebaño de vacas atravesando un humedal en una aliseda. Se encuentra el agua en primer plano con el grupo de figuras en el centro enmarcadas en un escenario natural.

En “Inicio de la Primavera” (1877) retrata el ambiente tranquilo y aún frío de un día de marzo, con una gran riqueza de matices, y anuncia la inminencia del estallido primaveral, bajo un cielo gris.

En “El joven pagés” (1876) Vayreda se asimila a Millet y muestra junto con la belleza del paisaje, la escena de la vida campesina, a un joven camino de vuelta del trabajo, entonado con los colores ocres habituales de su paleta.


%d bloggers like this: