Gaston y su hermana (Gustave Van de Woestyne, 1923)


Gustave van de Woestyne (1881-1947) fue un pintor y grabador belga. Expresionista flamenco con rasgos simbólicos y (neo) realísticos. Desarrolla un lenguaje creativo individual en el que simplifica fuertemente la realidad y hace exactamente lo que desea, con una tendencia hacia la caricatura.

En los primeros años, van de Woestyne pintó sobre todo pequeños retratos, de expresión soñadora, con una técnica minuciosa inspirada en los pintores flamencos y que nos recuerdan el espíritu de los prerrafaelitas ingleses. Otros de estos pequeños retratos son campesinos cuya expresión se obtiene mediante un dibujo agudo, directamente inspirado en Brueghel.

Una segunda fase de su obra está consagrada a composiciones religiosas, tratadas al modo simbólico de Maurice Denis, representando paisajes campestres bajo una luz idílica. En los años 20, su dibujo se endureció, se geometrizó; el color se hizo más insistente y la expresión general más dramática. En su pintura religiosa, desistió de la elegía en favor de la expresión del sufrimiento físico y de la soledad moral, traduciéndolo en emotivos rostros de Cristo.

Gastón y su hermana están sentados uno junto al otro en una silla. El tamaño de las figuras es imponente. Hay al fondo una casa de juguetes y un árbol. Ambos están vestidos con ropa de domingo negro. A su lado crece una dalia. Las proporciones entre los niños y su entorno, combinadas con la sensación de vacío, dan a la pintura una sensación irreal, un efecto que se ve reforzado por la expresión peculiar, casi caricaturesca de los modelos. La chica que se hacía pasar por la hermana de Gaston era, de hecho, Bertha, la sirvienta de la familia.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: