el desfile (Botero, 2000)

12 gener 2020


En El desfile (2000) una serie interminable de muertos en sus ataúdes son llevados por los supervivientes, sumidos en desconsuelo y espanto, hacia el cementerio del lacerado pueblo.

La violencia en Colombia siempre ha sido una de las obsesiones de Botero. Como ocurre en este óleo de grandes dimensiones, en el que se sintetiza la profusión de muertos que han inundado, por décadas, el país. Pareciera que los ataúdes sepultan a los habitantes y las calles de este pueblo, que podría ser casi cualquiera en Colombia.

Una realidad que Botero plasma en un pueblo desfigurado, con casas desproporcionadas y sin orden ni armonía.

El color que más se utiliza en “El Desfile” es el rojo y el negro. El rojo porque bien es un desfile de varios muertos, denota la sangre derramada del pueblo y el negro, por el luto y la agonía que padecen los pobladores.


%d bloggers like this: