mesa del silencio

9 febrer 2020


Nos sentamos a la mesa del silencio,
al aire de los chopos y los arces
del parque interminable de hojas muertas.
Implacable y amoroso
callaba el caudal inmóvil de blancos cantos.

La piedra ingrávida,
paréntesis al tiempo
y altar
de la profunda soledad del alma humana.

El blanco lecho vacío de las venas
era blanco como aquel blanco cauce
donde el río no corre.

Nos sentamos
y allí nos quedamos para siempre,
en la mesa del silencio.

Allí,
donde tiempo más tiempo más tiempo
no es nunca igual a tiempo.

Autor: Clara Janés

Ilustración: mike Worrall, “The Trouble With Time”


%d bloggers like this: