magia negra (Rene Magritte, 1945)


“Es un acto de magia el transformar la carne de una mujer en un cielo” (Rene Magritte)

A punto de llegar a la cincuentena, Magritte hasta entonces había acumulado mucha experiencia y formación académica pictórica. Este desnudo femenino fue realizado siguiendo la proporción áurea de la belleza clásica, lo que le confiere un aspecto de escultura perfecta y una belleza incuestionable.

La modelo de Magia negra era su esposa Georgette Berger, con quien se casó en 1922. La hermosa mujer es parte celestial y parte humana, las dos unidas. A la vez separadas por matices etéreos, azul cielo y un terso ocre de tierra. Se observa un torso con senos turgentes, luce un rostro de bellas facciones pensativo De la cintura para abajo destaca el vientre de la vida y el nido del deseo sexual.

Magritte tenía 15 años cuando conoció a Georgette Berge, entonces de 13, en el tiovivo de Charleroi, su ciudad natal, en Bélgica, y ya nunca la olvidó. Cuando siete años después, se encontraron casualmente en Bruselas, se enamoraron en seguida y al poco tiempo se casaron. Desde entonces Magritte la pintó una y otra vez durante 50 años. Este cuadro revela la admiración que Magritte sentía por su mujer, a la que representa como estatua griega. Apartado el rostro con los ojos cerrados, ella se funde suavemente con el mar y con el cielo, como si fuera el universo entero del pintor.

El tono ocre de la arquitectura impregna la parte inferior de su anatomía mientras que el cielo y el mar con su intenso azul lo hacen con la superior. La estudiada postura refleja concentración y ensimismamiento, meditación sobre la esencia y la existencia del ser humano en un entorno inmenso donde la vista se pierde en el horizonte. Magritte muestra de esta manera la soledad del ser humano y su insignificancia en un mundo que le sobrepasa y muchas veces doblega.

La coloración azul celeste viene a confirmar el carácter creativo y surrealista de la tela: una mujer que se funde con el cielo, pero con una mano en una piedra, lo cual simboliza su pertenencia a la tierra.

La mujer desnuda que Magritte retrata en sus lienzos es marmórea, poco lasciva e incluso casta.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: