el pueblo y sus falsos líderes (Orozco, 1937)


En el mural “El pueblo y sus falsos líderes” Orozco retrata a una muchedumbre de hombres esqueléticos y calvos que se alzan en contra de un grupo de individuos que visten ropas de capataces e intentan defenderse del ataque con libros y herramientas. La escena es una representación del pueblo mexicano enfrentándose a los “falsos líderes” que utilizan la teoría y la fuerza para mantener subyugados a los más vulnerables. Los cuerpos raquíticos y rostros idénticos de los trabajadores contrastan con los de sus patrones y represores, que son hombres regordetes e individualizados, que parecen señalar los libros que portan para justificar su comportamiento autoritario, momentos antes de ser consumidos por las llamas y los puños de la multitud. El fuego era visto por Orozco como energía, como fuerza devastadora y transformadora. Aquí lo representó como llamas ardientes o como un lienzo de color rojo sangre.

Els comentaris estan tancats.

A %d bloguers els agrada això: