la muerte de Pablo Escobar (Botero, 1996)

29 Mai 2021


Pablo Escobar Gaviria fue un reconocido narcotraficante colombiano, máximo líder del cártel de Medellín, murió el 2 de diciembre de 1993, a los 44 años. El pintor Fernando Botero le dedicó dos obras, una en 1996 titulada La muerte de Escobar y otra en 2006 titulada Pablo Escobar muerto. Hoy hablaremos de la primera que realizó.

En la primera pintura, “La muerte de Escobar”, Botero ofrece su versión de la muerte de Escobar después de haber estado durante meses en busca y captura por haber huido de la prisión. La escena se sitúa en el barrio de Los Olivos de Medellín y aparece representado el narcotraficante, con la camisa abierta, sobre los tejados de la ciudad mientras es atravesado por varias balas que lo rodean. Él también va armado y lo vemos herido a punto de caerse.

La obra lleva el indiscutible sello de Botero, con su estilo entre naïf y renacentista, aporta su visión de un momento histórico, la desmesurada figura de Pablo Escobar (tan característica de la escultura y la pintura de Botero) ocupando prácticamente todo el espacio nos hace pensar en la importancia que tenía el personaje. Los colores son vivos y un cielo nublado hace de fondo del cuadro.

“Los tamaños de las figuras en los cuadros de Escobar muestran su dimensión prácticamente mítica que llegó a tener”

El artista más famoso de Colombia retrata al criminal más famoso de Colombia.

Era cuestión de tiempo, ya que Botero era un pintor que en esos años se sentía obligado a retratar, con su particular estilo, la reciente historia colombiana e internacional. Y un hecho histórico incontestable de los años 90 del siglo XX fue sin duda alguna la muerte de Pablo Escobar en 1993.

El narco llevaba meses en busca y captura y fue finalmente localizado. Huía de la policía por los tejados de la ciudad de Medellín, estaba descalzo y pesaba 100 kilos. No tardaron en abatirlo.

Años después, Botero, paisano suyo de Medellín, lo representa en esta obra con aspecto gigantesco, un Godzilla colombiano. El cielo está cubierto de nubes, denso

Los dos cuadros muestran a un Pablo Escobar enorme sobre un tejado.

En el primero es abatido por varias balas y en el segundo ya aparece derrumbado sobre ese techo que fue el sitio de su muerte, tanto en la pintura como en la vida real, hace un cuarto de siglo.

El segundo cuadro, en el que Escobar ya aparece muerto, forma parte de otra serie donde también se reflejan episodios violentos en Colombia y el mundo.


A %d bloguers els agrada això: