la sopa del convento (Ferdinand Georg Waldmüller, 1858)

9 Novembre 2021

Un enjambre de niños alegres y bulliciosos invade la entrada del claustro. Los frailes la ofrecen diariamente a todos los necesitados que allí acuden. El potaje, sabroso y abundante, es distribuido en generosos pucheros de barro con sus cucharas.

A la izquierda, una joven lleva de la mano a su abuelo, ciego, para, en medio de tanto barullo, acomodarlo en lugar seguro. En el centro, un niño rubio, junta las manos en actitud de oración antes de comenzar a comer. En un primer plano, otro niño, un poco más mayor, protegiendo entre sus piernas el puchero, se come el potaje con manifiesto apetito. Detrás justo de él, de pie, la que parece ser su hermana, esbozando un paso casi de danza, trata de llamar la atención de su madre, señalándole al muchacho con la cuchara.

Tres figuras religiosas presiden esta pantomima de la iglesia: un fraile que loa la aceptación de su destino a los pobres, un Cristo en la cruz que los vigila y un fraile en una pintura que los bendice.


A %d bloguers els agrada això: