la misma estrella

Los tejados empapados brillan a la luz de la luna. Las mujeres
se arropan con sus chales. Se apresuran a esconderse en sus casas.
Si se quedan un poco más en el umbral, les va a ver llorar la luna.

Él sospecha en cada espejo
una mujer distinta, transparente, encerrada en su propia desnudez
-por más que quieras despertarla, no despierta-.
Se durmió oliendo una estrella.

Y él huele aquella misma estrella manteniéndose en vela.

Autor: Yannis Ritsos

Ilustración de Anne Bachelier

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: