elegía a un cesto de mimbre

30 gener 2022

Era un cesto de mimbre amarillo de tiempo.
Era un cesto oloroso curtido en su tarea,
crujiente de bonanza porque contuvo el pan.
Era un cesto de siempre,
allí, sobre la boca de la tinaja inútil,
la tinaja ocre, casi miel, casi tierra;
la tinaja deforme, panzuda, arrinconada,
no sé por qué pecado.
Era una esto de tardes con hora de merienda,
con tapas de alza y sube rústicamente aladas,
y, en el puente del asa, una trenza de juncos.
Era un cesto con huellas de manos femeninas
y de manos de niños.
Era un cesto impregnado de aromas de despensa,
entre canela y nuez, entre pimienta y clavo.
Ese aroma de antes cuando todo era nuestro
por la casa y la sangre.
Cuando el aceite verde se doraba en la zafra,
cuando el vino más rojo y la más blanca harina,
cuando cristal de azúcar, como sal de los mares,
se quedaban al margen por lo inmenso y sencillo.
Sagradamente al margen por la despensa en paz.

Autor: Cocha Lagos

Fotografía de Jordi Bermejo


%d bloggers like this: