pintura abstracta (Ad Reinhardt, 1963)

2 febrer 2022

Un cuadro negro, absolutamente negro (el no-color). Del tamaño de un ser humano pero pintado y cepillado para eliminar cualquier rastro de pincelada. Uniforme, mate, plano a primera vista… pero en realidad formado de varios negros distintos; es casi imperceptible, pero los hay.

Esta pintura abstracta es, en palabras de su autor, una pintura pura, no objetiva, atemporal, sin espacio, inmutable, sin relaciones, desinteresada: un objeto consciente de sí mismo, ideal, trascendente, consciente de nada más que del arte.

Este cuadro es, si lo pensamos, un no-cuadro. Sin forma, sin color, sin tema… Si fuera posible, ni bordes tendría. En el umbral de lo filosófico, dando lugar a una paradoja: es un cuadro contemplativo, aunque no sabemos qué hay que contemplar… Una obra intencionadamente enigmática, pintada para resistir cualquier interpretación.

Adolph Friedrich Reinhardt, fue un artista abstracto que comenzó su carrera al lado de los expresionistas abstractos, pero e fue alejando de ellos para encontrar su propio camino. En algún punto de los años 50 descubrió que reduciendo su paleta podía expresar más, podía quizás contar lo que no está pintado. Al final su arte se volvió monocromo, siendo por todo ello considerado padre de las dos corrientes más revolucionaria de esos años para el mundo del arte: el arte conceptual y el minimalismo.


A %d bloguers els agrada això: