17 febrer 2022

Hoy de nuevo busqué
la mesita de un café
para leer,
para escribir este poema,
para no sentir
lo que siento,
para imaginarte
como tantas veces,
en la penumbra
de las horas lentas,
Pasando por las páginas
de un libro
al otro,
caminando bajo la lluvia,
en museos
Viena, París, Roma…
en el amarillo ocre
de un muro
de Toscana,
En el Prau Carballalu
una noche de mate
y de atormenta,
en las noches azules de lavanda,
una mañana de campanas
en la abadía de Melk,
en las clases de francés,
¿Cuál era su nombre?
su morada, su vida, su pasado,
Él deseaba conocer
los muebles de su habitación,
todos los vestidos que ella usó,
ante un gran cuadro de Marc Rothko,
Monteverdi y Beethoven
en los horizontes cercanos del invierno,
y donde sea
se posaran mis ojos
siempre era idéntico mi deseo:
tus manos cercanas, tu voz,
Volver a casa
y encontrarte allí.

Autor: Ángeles Carbajal

Fotografía: Café de Flore (París), 1975


A %d bloguers els agrada això: